viernes, 16 de abril de 2021

De cóncavo a convexo (Día 106)

 DE CÓNCAVO A CONVEXO

Al poco de conocerse Silvia y David decidieron mudarse a un apartamento casi con lo puesto. Para empezar solo necesitaron una nevera, casi siempre vacía porque les bastaba con estar juntos para alimentarse, una televisión que era su único objeto decorativo porque siempre estaba apagada, y una cama, cuyo colchón enseguida comenzó a combarse por todo el tiempo que pasaban allí acurrucados.

Hoy, años después, tienen la nevera repleta y la televisión apura sus últimos días de funcionamiento, pero el colchón continúa combado. Allí siguen durmiendo, intentando no hundirse, aunque la curva que dibuja ahora es justo la contraria.

1 comentario:

Cada oveja con su pareja

  Con esta historia participo en el concurso de Zenda #HistoriasdeAnimales CADA OVEJA CON SU PAREJA Al principio las mariposas siempre rev...