lunes, 23 de diciembre de 2013

Vis a vis


Ella esperaba ansiosa sin saber qué contarle. Él caminaba nervioso, junto a dos funcionarios, repasando cómo comportarse. Fue suficiente un cruce de miradas para que él no reparara en que había desaparecido la melena rubia, y que la boca que parecía devorarle a través del papel se había esfumado. A ella no le importó su calva incipiente, ni que sus músculos se hubieran desinflado. Se olvidaron de las mentiras fotografiadas de sus cartas, para disfrutar de su primera cita. 
Apenas se rozaron, bastó con verse y oírse para abrir un paréntesis infinito en la soledad que invadía sus vidas.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

La llave


En cuanto le escuchaba pelearse con la cerradura, se acurrucaba suplicando que no la tocara. Lo de menos era que volviera borracho, con los bolsillos vacíos y otro gatillazo para su lista de conquistas a olvidar.

Ana tardó meses en descubrir que el vecino con el que cada mañana coincidía en el ascensor podía ofrecerla algo más que educación, y cinco minutos en llenar la maleta de los viajes largos. 

Anoche, cuando él regresó eufórico por haber mantenido una erección durante un minuto, abrió sin problemas la puerta. Aún no sabía que jamás volvería a abrir la de Ana.


viernes, 22 de noviembre de 2013

Ajipedobes


Esta entrada es mi propuesta para el reto de noviembre de Esta noche te cuento. Esta vez se trataba de inventar una palabra y yo he tomado Ajipedobes, palabra que realmente no he inventado. Si quieres ver de dónde procede la palabra, y las coplillas que vienen en cursiva, puedes leer primero la historia y luego visitar este enlace.


AJIPEDOBES
Él no se llamaba Carlos, ni la necesitaba como amante para trepar en su profesión. Ella no se llamaba Luisa, no pertenecía a la realeza, y la bastaban los ratos que él le proporcionaba en la cama para sentirse como una reina. 

Mi puesto de Almirante 
me lo dio Luisa Tonante, 
ajipedobes la doy 
considerad donde estoy… 

Por suerte no vivieron a principios del siglo XIX, y hoy ella sigue disfrutando a diario de su ración de ajipedobes. 

La realeza te hizo muchos favores 
y tú sólo le diste ajipedobes. 
Anda, Luisa, 
pronúncialo a la contra; verás qué risa.



martes, 12 de noviembre de 2013

Los abrazos del poeta


Cuando las vecinas le preguntaban qué había ocurrido con sus brazos contaba que se los entregó en África a un león, ansioso por devorarle, para poder escapar. En el bar de la esquina decía habérselos dado al mequetrefe que plagiaba sus obras, para que así pudiera firmarlas con sus propias manos. En las tertulias del café teatralizaba todo aún más y a diario inventaba historias nuevas. Nadie sabía qué le había pasado, ni tan siquiera él quería recordarlo. Al acabar el día, cuando llegaba al cuarto de su pensión, lloraba desconsolado por no poder abrazar más a su amada.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Pesadilla

(La foto está tomada de la red)

Cada mañana se levantaba recordando ese sueño incomprensible que le acompañaba los últimos meses. En él se veía como una persona querida por todos, rodeado de felicidad y paz, en un mundo en el que nadie era más que nadie. En cuanto ponía los pies en el suelo se vestía con su uniforme, mandaba que le prepararan un café bien cargado y se marchaba a su despacho. Le bastaba con empapar de tinta su pluma y firmar un par de sentencias de muerte para conseguir que esas pesadillas recurrentes, que tanto le atormentaban, desaparecieran al instante de su cabeza.



viernes, 25 de octubre de 2013

Instantes

La foto está tomada de Internet

Sus miradas tiernas eran para la chica, con cara de niña mala, que cada mañana viajaba frente a él en el metro. Sus palabras cálidas las guardaba para su compañera de trabajo, una de esas mujeres que harían perder la cabeza a cualquiera. Los whatsapp más picantes siempre iban dirigidos a la novia de su mejor amigo, y la camarera del bar donde comía a diario era la receptora de sus besos más apasionados. Al llegar a casa se sentaba con su mujer frente al televisor y recordaba que los mejores momentos del pasado siempre estaban relacionados con ella.


viernes, 18 de octubre de 2013

Escrito de negro



(El siguiente microrrelato está inspirado en la fotografía que acompaña a esta entrada. Se trata del reto “Viernes creativo” del blog “Escribe fino”)

Tras meses de búsqueda el asesino en serie de escritores, incapaz de absorber el talento de su última víctima, decidió entregarse. Sin remordimiento alguno, relató a los agentes cómo fue cortándole los dedos al Nobel de Literatura siguiendo su ritual macabro. Pero esta vez, tras el tercero, comprendió que algo no iba bien. Supuso que sería zurdo y cambió de mano. Le amputó dos más, pero siguió sin sentir nada. Entonces supo la verdad. Mientras que la policía sigue sin explicarse por qué le dejó vivir, el escritor se recupera del trauma sin importarle el no poder escribir más. 


P.D. "Última cena" es mi último microrrelato publicado "Entre vueltas de tuerca"



viernes, 11 de octubre de 2013

Racionando el hambre

(La foto está tomada en la Plaza de las Descalzas)

Hace una semana volvieron a recogerle moribundo del banco donde suele dormir. Aunque esta vez no fue por ansiedad, ni frío, ni tan siquiera por el vino peleón. En el hospital le han mimado, le han quitado la roña que ya era como su segunda piel y sus barbas a lo Valle-Inclán, pero sobre todo el hambre. Ayer, al darle el alta, le han dado mil recomendaciones y han insistido en lo de hacer tres comidas diarias. Él, resignado, ha prometido intentarlo. Hoy, ha dividido en tres partes el café y el bollo que ha mendigado para el desayuno.


lunes, 7 de octubre de 2013

Navegando por tu cuerpo


(El siguiente microrrelato está inspirado en la fotografía que acompaña a esta entrada. 

Solo hace dos horas que sé que existes y ya necesito tomarte. Sin necesidad de vientos, ni velas, mi lengua se lanza a navegar por tu cuerpo surcando tu boca, tu cuello, tus pechos, tu ombligo… Desprovisto de arneses conquisto tus caderas, desciendo despacio hasta tus muslos, continúo por tus pantorrillas y termino por atracar en tus pies… Justo ahí detienes mi travesía y me pides que cambie de rumbo. Entonces me guías hasta tu puerto y yo viro, ajusto mi timón y me hundo entre tus piernas para comenzar un nuevo viaje que quién sabe qué nos deparará.

P.D. "Premonición o pesadilla" es mi último microrrelato publicado "Entre vueltas de tuerca"



miércoles, 25 de septiembre de 2013

Ventajas y desventajas del agua

La foto está tomada de aquí


Estuvimos trabajando juntos dos meses. Creí que me acostumbraría a su aliento putrefacto, a ese olor fétido a sudor y orina, y al líquido aceitoso que le chorreaba por la frente, pero según pasaban los días supe que no iba a ocurrir. Por eso le invité a pasear por el río, a la salida del trabajo, y le empujé en un descuido. Solo quería que se remojara para eliminar aquel olor nauseabundo. Disfruté viendo la grasa que su cuerpo emanaba, incluso creí que se alegraba por el baño cuando le vi palmotear. Juro que olvidé que no sabía nadar.

P.D. No te pierdas mi último microrrelato publicado "Entre vueltas de tuerca". Se titula "La caja" y lo puedes leer pinchando aquí.

martes, 17 de septiembre de 2013

La cantinela de los lunes


Con esta historia participo en el concurso de Microrrelatos "Cuentos para el andén". El micro debía contener en el texto la frase "desde el andén". Todo aquel que lo dese puede registrarse en el club de escritura Fuentetaja y votar sus microrrelatos favoritos hasta el 30 de septiembre.    https://www.clubdeescritura.com/convocatoria/ver/anden/1895


LA CANTINELA DE LOS LUNES
Cada lunes baja al metro y comienza a buscar por las estaciones. Siempre elige ese día porque sabe que es cuando hay más personas hastiadas. Unos de sus relaciones personales, otros del trabajo miserable con el que malviven, los más de seguir con la mierda de vida que les ha tocado en suerte. A él con los pocos centímetros que hay desde el andén hasta las vías le sobra. Serán solo dos segundos y alguien dejará de sufrir. Después se alejará escuchando la cantinela que suele dejar tras él: “Por causas ajenas a metro se encuentra suspendido el servicio…”

P.D. Os dejo el enlace al último microrrelato publicado en mi otro blog: "Entre vueltas de tuerca"


miércoles, 11 de septiembre de 2013

Volver a empezar

Para hoy os dejo con este microrrelato con el que participo en el concurso de Esta noche te cuento (Tema del mes: Volver). 

Además os dejo el enlace a mi otro blog por si queréis echarle un vistazo a otro de mis microrrelatos. Se titula "Me gustaba". Quizás el título no diga mucho, pero creo que merece la pena leerlo.


VOLVER A EMPEZAR
Cuando descolgó el retrato que presidía el salón sintió que había llegado el final. Era el momento de decir adiós a un montón de momentos vividos en su compañía. Muchos años de risas y alegrías, de júbilo y depresión quedaban a partir de entonces atrás. Guardó la fotografía en una bolsa y se dirigió hasta los cubos de basura de la esquina. Al llegar, a los pies del contenedor verde, otro retrato llamó su atención. Al acercarse, vio en él a un hombre maduro, con cara de buena persona, y comprendió que era el momento de empezar de nuevo.


Este es mi otro blog de microrrelatos: "Entre vueltas de tuerca"


martes, 3 de septiembre de 2013

Regreso al pasado



Cuando vio que empezaba a despertar, el dinosaurio se preparó para soltar otro de sus rugidos estremecedores. No sabía nada sobre aquel bicho que tenía ante él, aparecido de la nada, pero tenía claro que debía conseguir que durmiera de nuevo. 

Según el bicho volvía en sí, miró de reojo para ver si aquella bestia prehistórica seguía allí. Al verla, en guardia frente a él, prefirió no moverse. En ese momento no podía ni razonar; todos sus pensamientos estaban centrados en maldecir a Doc, su senilidad incipiente y su manía de no revisar nunca su maldita máquina del tiempo.


P.D. No te pierdas "Talión", el último microrrelato publicado en mi otro blog "Entre vueltas de tuerca". Para leerlo pincha aquí.


martes, 23 de julio de 2013

Círculos viciosos

(La foto está tomada de "El País")

Se sentó junto a la puerta y esperó a que una hornada nueva irrumpiera. Quizás en esta remesa estaría la mujer de su vida. Al entrar la marabunta al tren, sus ojos se clavaron en una muchacha rubia y se enamoró al instante. Tardó una estación en lograr contacto visual y otra más para hablar con ella. A la tercera se cogieron de la mano y a la cuarta se besaron. En la quinta empezaron las discusiones y en la sexta ella decidió bajarse. Apenado, se sentó junto a la puerta y esperó a que una nueva hornada irrumpiera.


lunes, 1 de julio de 2013

Gajes del oficio


Después de un mes retirado de la circulación por distintas causas, vuelvo con este microrrelato. A ver qué os parece.

GAJES DEL OFICIO

Se arranca como puede la capa y luego se despoja con torpeza de botas, cinturón, malla, escudo y calzones. Ya desnudo se tumba en la cama y deja que Lois le cure primero las heridas de la última caída, y después le arregle las planchas enormes de acero, ocultas bajo el traje, que recubren su cuerpo. Mientras la ve reparar los abollones reprime aullidos de dolor, y maldice a todos los pirados que prueban a tirarse desde un trigésimonoveno solo para comprobar que él acude presto a recogerlos; y a esos arquitectos que cada vez construyen edificios más altos.

lunes, 3 de junio de 2013

Sueños en el filo


Soñé cinco noches seguidas y siempre la pesadilla era la misma: ella tomaba el abrecartas de mi despacho, lo empuñaba, y me lo clavaba por la espalda mientras yo rellenaba informes. Cada vez que se lo contaba decía que no debía hacer caso a los sueños, ya que esa era la mejor forma que había para que nunca se hicieran realidad. Yo la escuchaba, e intentaba creerla, pero nunca terminé de convencerme. Solo supe cuánta razón tenía en aquello de que no se cumpliría, cuando el abrecartas eligió mi mano y su cuello para demostrar lo afilado que estaba.

P.D. No te pierdas la última entrada de mi otro blog. Se titula "La casa que olía a chocolate". 


viernes, 24 de mayo de 2013

Por causas ajenas


Cada mañana la veía en el andén y quedó atraído por su belleza y su semblante misterioso. A diario intentó que sus miradas se cruzasen pero no lo consiguió hasta aquella mañana. Al llegar a su altura ella le miró y con cara triste levantó la mano y le saludó. Pero no fue un saludo sino una despedida, portada de todos los periódicos. Aquel día la línea C-15 quedó suspendida “por causas ajenas a Renfe” y desde entonces él sigue en tratamiento psicológico sin explicarse por qué lo hizo, y seguro de que jamás volverá a conducir un tren.

P.D. El último microrrelato publicado en mi otro blog se titula "Pecado". Se trata de un nuevo intento de hacer micros con una pizca de erotismo. Pincha aquí si quieres comprobar si lo he conseguido.


jueves, 16 de mayo de 2013

Desahuciado



Primero fue el vivir pensando que no podría cumplir con todas las obligaciones que la sociedad le había impuesto. Después llegó la amenaza del embargo, y la posibilidad de perder lo poco que le quedaba. Lo último fue soportar el que algunos le pusieran esa etiqueta de moroso, y de persona de poco fiar, que ahora siempre le acompaña. Hoy, mientras limpiaba la habitación de su hijo, ha golpeado sin querer su hucha y la ha roto. Cuando el niño se ha asomado, alertado por el ruido, no ha dicho nada. Él aún no sabe cómo interpretar ese silencio.

(Esta es mi segunda aportación a la Primavera de Microrrelatos Indignados)


lunes, 13 de mayo de 2013

Depredadores urbanos

La foto está tomada en la calle Lepanto (Madrid)

Hace pocos días que ha abierto, pero ya ha conseguido su clientela fija. De todos ellos solo uno, cada día a la misma hora, disfruta del producto sin pagar por ello. Siempre realiza la misma maniobra: se acerca revoloteando hasta el expositor que ponen en la fachada, y cuando sabe que nadie observa se acerca, se lanza y picotea. Cada minuto aproximadamente repite la maniobra hasta que sacia su ansia. Hogazas, baguettes, chapatas, pistolas,... todas se llevan su marca. Cuando ha probado todo el muestrario se marcha calle abajo royendo el último mendrugo, y silbando siempre la misma melodía.

P.D. No te pierdas la última entrada de mi otro blog de microrrelatos. Se titula "Sin remedio" y para leerla puedes pinchar en este enlace.



lunes, 29 de abril de 2013

Violeta y los colores


Violeta solo tenía veinticinco años y ya estaba harta de los continuos desengaños, que habían conseguido que viviera en un sinfín de días grises. Cuando conoció a Bruno supo que él le pondría color a su vida. Enseguida pasó del verde de la ilusión al rojo de la pasión, para acabar en el blanco de su traje de boda. Pero bastaron unos meses juntos para ver su felicidad difuminada en un triste marrón oscuro. Ayer la encontraron tirada en el baño rodeada de pastillas amarillas y azules. Hoy son el negro, los rezos y llantos los que la acompañan.

P.D. Si te gustan los microrrelatos eróticos, no te pierdas la última entrada de mi otro blog: "Deseos a punto de explotar"



viernes, 19 de abril de 2013

Olvido eterno


Desde que le abandonó, para mitigar la pena, se propuso desechar todo lo vinculado con ella. Decidió olvidar sus gustos musicales, sus películas favoritas y el vino de las ocasiones especiales. Arrancó del calendario aquellos días que antes celebraban juntos, y arrinconó el recuerdo de su perfume y de su tacto. Hace unos días se sorprendió porque ya no sabía cómo sonaba su voz, y anteanoche fue incapaz de visualizar su cara. Ayer, al despertarse, fue cuando se percató de que se había olvidado de él mismo. De la consulta médica de esta mañana solo recuerda la palabra Alzheimer.

P.D. Os dejo el enlace a la última entrada publicada en mi otro blog de microrrelatos: pincha aquí para leerla.


lunes, 8 de abril de 2013

Autobombo para llamar a las musas (si es que existen)


Mientras las musas vuelven a inspirarme historias "En 99 palabras" aprovecho la ocasión para informaros de las sorpresas que me han dado estos últimos días mis microrrelatos. 

1.- El miércoles 3 de abril fui seleccionado, junto a otros 68 microrrelatistas, para formar parte del libro "De Antología" que va a lanzar el próximo 18 de mayo la editorial Talentura. Muchas gracias a Rosana Alonso, Manu Espada y Talentura por haberme tenido en cuenta para este proyecto tan ilusionante.

2.- Ese mismo 3 de abril, el microrrelato "Recuerdos de la feria" apareció publicado en el blog "Instan-tes " acompañado de la ilustración que encabeza esta entrada, obra de Berta Artigal (si queréis ver otros de sus trabajos podéis pinchar aquí). Mis agradecimientos a "El hombre sapo" por haber publicado mi micro, y a Berta por su dibujo.

3.- El jueves 28 de marzo mi microrrelato "Los pecados del viajero" fue leído, junto a los micros de otros muchos conocidos microrrelatistas, en el programa radiofónico "La radio en colectivo" gracias a la gentileza del gran Nicolás Jarque

4.- Hasta 99 palabras no he llegado esta semana, pero sí hasta 48 por lo que os invito a que le echéis un vistazo al último microrrelato "La memoria del abuelo" publicado en mi otro blog "Entre vueltas de tuerca".


miércoles, 3 de abril de 2013

Mercancía familiar


Sus apellidos nuevos: “Gómez Martín”, nada tenían que ver con su nombre o sus rasgos. Cuando llegó no sabía dónde venía ni por cuanto tiempo, pero los abrazos, besos y promesas que la abrumaron al llegar la hicieron sentir que había encontrado su sitio.
Las prisas por borrar su pasado, y el ansia por convertirla en esa hija tanto tiempo deseada, enseguida difuminaron la magia inicial y fueron alimentando las heridas que arrastraba en el alma. 
Hoy acompañada del fracaso, la tristeza y la incomprensión, regresa a su país sintiéndose mercancía que primero se prueba, y después se devuelve.

P.D. No te pierdas la última entrada de mi otro blog de microrrelatos "Entre vueltas de tuerca". Se titula "Preposiciones entre cuerpos".


martes, 26 de marzo de 2013

A contracorriente


En verano llevaba abrigo y bufanda mientras que en invierno salía en manga corta. Comenzó a disfrutar de los discos de vinilo cuando la música se disfrutaba dándole a la tecla “download”; escribía microrrelatos cuando casi nadie los conocía, y se pasó la novela histórica al ver que cualquier juntaletras se sentía capaz de escribir microficción. Todos decían que le gustaba ir a contracorriente, y lo confirmaron cuando después de haber disfrutado de las mujeres más bellas de la ciudad, se enamoró de un bombero que era la envidia del vecindario. Cuentan que ese mismo día finalizaron sus excentricidades.

P.D. Hoy he publicado la segunda entrada en mi otro blog de microrrelatos "Entre vueltas de tuerca". Se titula "Final inesperado"


jueves, 21 de marzo de 2013

Vínculos (Colaboración con la Primavera de Microrrelatos Indignados)

Con este micro participo en la Primavera de Microrrelatos Indignados

VÍNCULOS 

Primero se encadenó a las puertas del banco que le estaba amargando su existencia, y al día siguiente junto al Ministerio de Justicia, pero sólo consiguió un cuerpo lleno de moratones. Ahí fue cuando comprendió que las cadenas no eran suficientes, y buscó otra forma para lograr que nadie rompiera los lazos que le unían con la casa que le vio nacer. Esta mañana la comisión judicial, acompañada de un furgón policial, ha ido a su casa para consumar el desahucio pero nadie les ha abierto. Una soga le ha bastado para quedar atado para siempre a su hogar.


P.D. Aprovecho esta entrada para deciros que hoy pongo en marcha un nuevo blog de microrrelatos. Se llama "Entre vueltas de tuerca" y en él colgaré todas aquellas historias que por su extensión no tienen cabida aquí. Os invito a que deis una vuelta. Seréis bienvenidos.

Entre vueltas de tuerca.- http://entrevueltasdetuerca.wordpress.com/



jueves, 14 de marzo de 2013

Historias (ir)reales


Después del timbrazo, movió la mirilla y les vio intentando reventar la puerta. Entre insultos y golpes la llevaron encañonada, con los ojos vendados y maniatada, hasta un edificio en el que solo se escuchaban gritos y llantos. En cuanto aparecieron las descargas, los latigazos y las quemaduras, sus alaridos se acoplaron sin esfuerzo al sonido de fondo. Cuando creía que todo había terminado, varios hombres se aliviaron con ella y después la arrastraron hasta un camión junto a otras personas desconocidas. Hoy en el noticiero dicen que diez individuos peligrosos murieron anoche en un enfrentamiento con el ejército.
 


viernes, 8 de marzo de 2013

La primera vez


Siempre invitaba a los críos más guapos para escuchar junto a él los partidos y las radionovelas. Nunca faltábamos ninguno a la cita pero el día de la final los otros chicos estaban castigados, y a las chicas no les apetecía ver fútbol. 
Mis recuerdos se emborronan entre el vino de consagrar, para espantar el frío, y la lucha de los jugadores contra aquellos rusos con rabo y cuernos. Sin embargo jamás olvidaré el gol de Marcelino; no porque por primera vez fuimos campeones, sino porque aquel día don Tomás quiso demostrarme lo que él entendía como amor fraternal.


viernes, 1 de marzo de 2013

Hoy "En 99 palabras" cumple su tercer año


Acabo de darme cuenta de que hoy, 1 de marzo, este blog cumple tres años. Por eso aprovecho desde aquí para daros las gracias a todos los que por aquí seguís pasando a echarle un vistazo a todas las historias, algunas mejores otras peores, que voy colgando por aquí.

El año pasado para celebrar los dos años me animé a organizar un concurso del que salí bastante satisfecho por el gran número de premios que conseguí para los ganadores. Me habría gustado que este concurso se convirtiera en algo habitual, pero la falta de tiempo y sobre todo el pensar que esta nueva edición no iba a estar a la altura de la anterior, al menos en lo que a premios se refiere, me ha hecho dejar de lado por ahora esta idea.

Para este nuevo año por supuesto seguiré con mi idea de escribir microrrelatos en 99 palabras, pero me está rondando por la cabeza el abrir otro blog en el que tengan cabida todas aquellas historias que tengo acumuladas en el ordenador y que no están sujetas a ninguna cabezonería. Si al final me animo ya os lo avisaré por aquí por si a alguien le interesa. 

A muchos de vosotros os veré el 18 de mayo, y a otros os seguiré leyendo por aquí. 

Gracias por todo.


martes, 26 de febrero de 2013

La herencia

(La imagen está tomada de aquí)

Rodeada de familiares, pero sola, sus últimas horas transcurren con las penurias de su niñez surgiendo a borbotones. Nunca ha olvidado ni el frío que siempre hacía en casa, ni cómo repartía la comida con su hermano: cuando había sardina la cabeza para uno, la cola para el otro; cuando tocaba huevo sorteaban yema y clara. Si algún festivo tocaba ración completa ninguno podía acabarla. Ahora agoniza escuchando a sus hijos pelearse por su dinero, pero muere satisfecha porque ya no siente ni hambre ni frío. Sabe que las discusiones terminarán cuando muera; para eso lleva días comiendo papel.


miércoles, 13 de febrero de 2013

El retrato


Os dejo con mi aportación mensual a "Esta noche te cuento" (entrada etiquetada como FEB81 en el blog del concurso). En esta ocasión la historia tenía que estar relacionado con el lema: "El retrato". 

El retrato
Cada vez que saca la foto del compartimento secreto de su escritorio, no puede evitar el rememorar esas imágenes que siempre le han acompañado: las salas repletas de zapatos, los montículos de gafas, las maletas apiladas hasta el techo, y sobre todo el humo saliendo sin cesar por las chimeneas.
Hoy, que siente cómo su vida se apaga, deja escapar las últimas lágrimas por todo el horror vivido y arruga con rabia, con manos temblorosas, ese retrato sepia que tantos años le ha acompañado. En él, mucho más joven, luce orgulloso su uniforme negro repleto de insignias y medallas.


miércoles, 6 de febrero de 2013

¿Quién es él?



Lleva horas durmiendo en su cunita como un ángel, vestido con un pijama rosa, aunque la providencia quiso que en el último momento fuera niño. Asustados, sin saber qué hacer cuando despierte, Concepción y Eduardo ya tienen preparados los pañales, el arrullo, las toallitas y varias mudas. Quizás algún día él les odie, pero están deseando que despierte cuanto antes para demostrarle su amor. Tantas noches sin dormir, tantas súplicas y rezos al final dieron su fruto. Ya tendrán tiempo de contarle cuando crezca, a pesar de los consejos de la monjita, de dónde vino y quién es él.


miércoles, 30 de enero de 2013

El mago Cándido

(La foto está tomada en El Retiro)

Conejos que desaparecen en chisteras; billetes que aumentan de valor al pasar por sus manos; cuerdas que se rompen, se juntan y vuelven a romperse; cuerpos que se desmiembran cuando el serrucho pasa por ellos; barajas que siempre muestran la carta que elegiste; palomas que surgen de la nada… La actuación de Cándido se ha convertido en el número estrella del espectáculo, pero aun así no puede evitar que las lágrimas se le escapen al terminar la función. Cada noche, cuando todo acaba, sufre al comprobar como su magia de nada sirve ante las piruetas de Brigitte, la trapecista.


martes, 22 de enero de 2013

Viuda en la India

(La foto está tomada de la red)

Rapada al cero, agazapada en su sari blanco, camina arrastrando los pies como si hasta por andar tuviera que pedir perdón. Lleva haciéndolo desde los ocho años, cuando la casaron con un hombre sesenta años mayor con el que vivió un infierno hasta que falleció. Desde entonces quedó estigmatizada y todos la evitan porque su sombra da mal fario. Sumida en la pobreza, y en duelo vitalicio, su cuerpo refleja el hambre que la corroe, y sus ojos el sufrimiento perpetuo. Cada noche reza para no despertar porque ya no tiene sueños; una mujer india no puede ser feliz.


jueves, 17 de enero de 2013

En compañía


Este mes me ha dado por participar en Esta noche te cuento (entrada etiquetada como ENE57 en el blog del concurso). En esta ocasión el microrrelato tenía que estar relacionado con el lema :"Cuando despertó..." en honor a Monterroso. 


EN COMPAÑÍA 
Cada mañana se levanta, se viste y sale a comprar el periódico. Después en el bar de siempre desayuna un café, comenta los titulares con el camarero y se marcha a buscar alguna obra. Le encanta observar cómo las grúas crean de la nada esas moles de viviendas, pero sobre todo le gusta discutir con sus compañeros de valla los aspectos técnicos de cada construcción. Al mediodía vuelve al bar y toma algún tentempié, mientras charla con sus vecinos de mesa. Por la tarde se sienta en el banco de la plaza e intenta arreglar el mundo. Al anochecer vuelve resignado a la soledad de su casa, toma leche o una pieza de fruta y hace tiempo hasta acostarse. Entonces con un “hasta mañana” se despide de los extraños que le acompañan. Alguna vez su nuera, otras su hijo, las menos su nieto, le responden con las mismas palabras.
                                                                                                   (149 palabras)


jueves, 10 de enero de 2013

El maestro


(La foto está tomada del periódico "El País")

Aunque tenía veinticinco años en su pelo abundaban las canas provocadas por una mezcla de dolor, hambre y desesperación. Llevaba solo dos meses en la cárcel pero ya había comprendido que a pesar de lo que dijeran los noticieros, la guerra no había terminado. Nunca había disparado a nadie, ni había delatado a sus adversarios; su delito fue intentar enseñar algo más que rezos e himnos patrióticos. Dicen que una noche se lo llevaron y que nunca más se supo de él, pero es mentira. Aún hoy sus palabras y sus versos siguen retumbando por las callejuelas del pueblo.


viernes, 4 de enero de 2013

Bajo tierra

(La foto está tomada de la red)

Siempre que hay tormenta, busca refugio en el metro. Al entrar no puede evitar que el ruido de los truenos le recuerde al de los bombardeos que durante la guerra asolaban la ciudad, y los andenes eran el único refugio seguro. Hoy ya no hay bombas, pero las estaciones siguen sirviendo de cobijo a algunos para dormir, a otros para solicitar ayuda para su mujer enferma o para su recién nacido. Hoy esos vagones, que entonces iban al Cementerio del Este abarrotados de cadáveres, transportan a muertos en vida que viven para trabajar o mueren por no poder hacerlo.