lunes, 23 de diciembre de 2013

Vis a vis




5 comentarios:

  1. Menos mal, porque según lo ibas contando, podía resultar un desastre.

    ResponderEliminar
  2. Vaya primaron los sentimientos, fuera apariencias, cuando hay algo más profundo entre dos personas, suele ocurrir así .
    Un abrazo. Me gustó .

    ResponderEliminar
  3. La mirada acabó destruyendo las barreras de las dudas, arrinconando las mentiras y las bajezas de la realidad solitaria y añorada de calor.

    Un abrazo y Felices fiestas.

    ResponderEliminar
  4. ante una soledad tan vasta como la de aquellos individuos, la apariencia queda relegada en segundo plano. Muy buen relato


    saludos,

    Jéssica V

    ResponderEliminar