miércoles, 30 de enero de 2013

El mago Cándido

(La foto está tomada en El Retiro)

Conejos que desaparecen en chisteras; billetes que aumentan de valor al pasar por sus manos; cuerdas que se rompen, se juntan y vuelven a romperse; cuerpos que se desmiembran cuando el serrucho pasa por ellos; barajas que siempre muestran la carta que elegiste; palomas que surgen de la nada… La actuación de Cándido se ha convertido en el número estrella del espectáculo, pero aun así no puede evitar que las lágrimas se le escapen al terminar la función. Cada noche, cuando todo acaba, sufre al comprobar como su magia de nada sirve ante las piruetas de Brigitte, la trapecista.


7 comentarios:

  1. Un mago triste que hace disfrutar a los demás pero no puede conseguir su propia felicidad, ay, pobre.

    Muy bueno Miguel. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenísimo, Miguel! Mi abuelo diría que seguro que Brigitte le hace guiños al payaso, porque ellas siempre se van con quién las hace reír.

    Me ha gustado esta pieza que -sin decirlo- nos habla del éxito, de la felicidad y nos lleva a cuestionárnoslo todo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Miguel, me encanta como siempre tu manera de dibujar a esos personajes de la calle y espero, como Pedro, que se crucen algún guiño y quien sabe si alguna sonrisa
    saludillos

    ResponderEliminar
  4. Las mujeres se saben todos los trucos.

    ResponderEliminar
  5. Cuántas paradojas tiene la vida, y la de este mago también tristemente. Muy mago pero...

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito... es una preciosidad!!!
    Un abrazo, qué pruebe sin magia, con una sonrisa

    ResponderEliminar
  7. Me enternece ver a Cándido tan concentrado en buscar con materiales diversos la savia del niño que habita en cada espectador. Y lo consigue.

    Lo que no llega a conseguir es el libro de instrucciones que no adjuntaba la caja de Magia Borrás de su infancia respecto a los trucos de una trapecista. Pero esas tienen materiales intangibles.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar