miércoles, 10 de octubre de 2018

Primerizos

Esta es mi contribución a la propuesta semanal de Los Viernes Creativos de "El Bic Naranja"

El bebé sigue llorando. La madre, primeriza, desconoce si son gases, sueño, hambre, algún dolor… Llevan poco juntos y aún no se han acoplado. Le da el pecho, masajea su tripita, lo acuna, intenta que eructe, le canta… Sin resultado. Lleva días en vela, pero no quiere pedir ayuda para que no la acusen de inútil. Entra en la bañera, y al apoyar al bebé en su pecho el niño cae rendido. Al calor del agua la madre también se duerme. El narrador, cansado de historias tristes, deja que sea la imaginación del lector la que finalice el relato.

miércoles, 1 de agosto de 2018

¿Quién me ha robado el mes de abril?



¿Qué estoy haciendo aquí? Tan joven y tan viejo. Crisis. Que se llama Soledad. Con lo que eso duele. Como un dolor de muelas. Así estoy yo sin ti. Princesa. Seis tequilas. Ponme un trago más. Cuando aprieta el frío. Embustera. Por delicadeza. Quédate a dormir. 19 días y 500 noches. Calle Melancolía. Y nos dieron las diez. A la orilla de la chimenea. Donde habita el olvido. Y si amanece por fin. Seis de la mañana. Noches de boda. Contigo. Ahora que… No tan deprisa. Es mentira. Lo niego todo. 

 Postdata. Ya eyaculé. Y sin embargo te quiero.

viernes, 20 de julio de 2018

Apuestas

Esta fue la otra historia que mandé, sin éxito, al concurso de Zenda #historiasdefútbol


En cuanto comienza el partido, el equipo contrario cuelga el balón al área pillando descolocada a nuestra defensa. Diez segundos y ya perdemos. Al sacar de centro nuestro jugador franquicia caracolea varias veces y retrasa el balón justo donde espera la estrella rival que, ante la pasividad del guardameta, anota el segundo. El marcador señala al descanso un bochornoso 8-0, al terminar un humillante 11-0. De regreso nadie duerme en el autocar: unos avergonzados por la derrota, otros eufóricos por las ganancias. Lejos de allí solo discrepan en la bebida: en Italia brindan con grappa, en China con baijiu.

domingo, 8 de julio de 2018

Garrincha

Esta es mi aportación para el concurso de Zenda #historiasdefútbol



Para poder comer se jugaba en el recreo el bocadillo que no tenía, sorteando finta tras finta a los que intentaban quitarle el balón. Regateando rivales para sobrevivir, llegó a profesional y consiguió con sus gambetas que su país olvidara la tristeza y el hambre. Él, incapaz de burlar a unos defensas infranqueables llamados tabaco, alcohol y mujeres, jamás fue feliz. En su vida luchaban el bien y el mal, pero siempre perdía él. Murió joven, pobre y alcoholizado, abandonando hijos, amantes y cuentas impagadas. Una multitud enfervorizada acudió a su entierro. Su tumba solo la visita el olvido.

miércoles, 13 de junio de 2018

Volver a empezar

Sale del bar tambaleándose y al intentar erguirse no puede evitar la primera bocanada. Según expulsa añadas completas de Rioja, siente cómo su piel pierde el enrojecimiento. En la segunda bocanada expele barriles de cerveza, solo tradicionales, para recuperar el equilibrio y la autoestima. En la tercera, cubalibres y carajillos se llevan la ansiedad y el trastorno bipolar. Cuando se siente vacío y desintoxicado, suena el teléfono. Al descolgar escucha, muchos años después, esa voz acaramelada que el alcohol nunca ha podido amargar. Tras minutos de reproches, arrepentimientos y perdones, se repeina y compra champán para celebrar la reconciliación.

lunes, 14 de mayo de 2018

Escritores

Con este microrrelato me he quedado a las puertas de aparecer en el número 67 de la revista Cuentos para el Andén. 


jueves, 3 de mayo de 2018

Terapia

Foto tomada en el Museo de las Miniaturas (Lyon)

Cerró la novela, recordó a aquellas desgraciadas mujeres que años atrás se cruzaron en su camino, y decidió no leer más. Esta vez el asesino no acabaría con aquella muchacha. Arrancó las últimas páginas, seguro de estar en el camino de su sanación, y las arrugó con rabia. Al tragárselas sintió una sacudida y apareció en el pasaje del libro que estaba leyendo. Al encontrarse frente al asesino asió su cuello y apretó hasta sentir cómo su vida se deslizaba por sus manos. Un nuevo espasmo le devolvió a la celda. Allí tumbado valora la realidad de su sanación.

jueves, 26 de abril de 2018

miércoles, 11 de abril de 2018

Al vuelo


A ella le gustaba sentirse única e imaginar que volaba por medio mundo, pero el desprecio hacia su marido superaba ese deseo. Él soñaba que, gracias a su voz prodigiosa, recorría continentes dando conciertos pero prefería ningunear a su mujer. Y aunque vivían juntos y amargados, sacrificando anhelos por fastidiar al otro, al acostarse rezaban en silencio. Hasta que aquella mañana él despertó cantando y ella pudo volar. Como contrapartida al milagro sus cuerpos sufrieron una inexplicable transformación y sus viajes idílicos quedaron condenados a la exigua distancia existente entre los dos palos de una pajarera fabricada en Australia.

jueves, 5 de abril de 2018

El nombre

La foto está tomada en la Plaza Mayor de Madrid

Blanca, decorada con moratones, se prostituye por la calle La Negra. Concepción aborta en una clínica del barrio de la Luz. Paz disimula sus golpes con gafas y maquillaje. Auxiliadora pide ayuda al primer cliente que le parezca de fiar. Purificación se arrastra por la calle del Amor Hermoso ofreciendo sexo a cambio de un chute. Felicia llora en el club de carretera donde la retienen. Dulce vomita en el lavabo los restos del último trabajo. Todas viven en la misma ciudad. Un lugar en el que hace tiempo que las madres prefieren no poner nombre a sus hijas.

martes, 6 de marzo de 2018

Desencantada


Con solo veinte años ya se ha cansado de buscar el amor para solo encontrar cuerpos desconocidos que la ofrecen polvos rápidos con regusto a tabaco, indiferencia y alcohol. Le ha sobrado tiempo para descubrir que esos príncipes azules portadores de la felicidad, que le vendieron de pequeña, eran una gran estafa. Tiene asumido que jamás encontrará a alguien que realmente merezca la pena y que deberá elegir a aquel que le venda las mentiras mejor que los demás. Para compensar su suerte se ha propuesto que de esa relación no nazca ninguna hija. Así podrá detener la cadena.

martes, 20 de febrero de 2018

En guerra

La foto está tomada en Hendaya

Mientras surgen nuevas ideas voy echando mano de historias que tenía aparcadas por el ordenador.

El líder que sabe qué decir, cómo y cuándo; la arrogancia juvenil, el apoyo enfervorecido de las masas, el amor a una bandera, el sentimiento de creerse superior. El enemigo.

Otros líderes, otras banderas, la misma agitación jovial, idéntico orgullo. La disputa que confronta egos con gritos, llantos y sangre. La muerte que acompaña a cualquier guerra.

Chapas, en forma de medallas, engarzadas a trapos de colores que cubren ataúdes. Acuerdos ficticios, negocios empresariales, puros, copas; la paz. Su dinero en paraísos fiscales, las tertulias repletas de expresiones huecas que recuerdan a aquellos jóvenes que murieron defendiendo sus ideas.

martes, 6 de febrero de 2018

Animales racionales

En esta ocasión la modelo es de casa. Gracias Lía por el posado ;)
Esta fue mi aportación a la propuesta semanal de "El Bic Naranja". Esta vez se trataba de escribir autoficción "seréis los protagonistas de vuestro relato y podéis hacer y deshacer la realidad a vuestro gusto, siempre que algo sea cierto, aunque, por supuesto, no queremos saber qué"

De forma rutinaria salimos juntos cuatro veces al día. Y mientras que la perra satisface sus necesidades fisiológicas, yo marco territorio olisqueando con descaro a las vecinas y me enzarzo con los dueños de otros perros. Para seguir las costumbres, siempre que puedo, me alivio junto a la puerta de mi vecino, ese sinvergüenza que me llama maleducado en las reuniones de la comunidad. Es entonces cuando la perra tira de mí y volvemos a casa a la carrera. Estoy seguro de que la desagradecida está deseando que mañana sea yo el que lleve el bozal y la correa. 


martes, 30 de enero de 2018

Persuasivo


Al conocernos aseguró que me querría para siempre y meses después afirmó ante Dios quererme y respetarme todos los días de mi vida. Nuestro matrimonio maduró con un sinfín de promesas que yo creí, pero él incumplió; la última no volver a pegarme cuando quise denunciarlo a la Policía. Ante la Biblia juró ser inocente al ser juzgado por asesinato y también le creyeron. Desde entonces me manifiesto a diario, con el cuchillo hundido en el pecho, para recordarle sus actos. El nunca creyó en fantasmas, pero ha denunciado en comisaría mis apariciones. Ayer lo encerraron en el psiquiátrico.

martes, 16 de enero de 2018

El protocolo

La foto está tomada en la Sacramental de Santa María (Madrid)

Pestañeó dos veces para decir que sí, después levantó el índice de la mano derecha y a continuación repitió el gesto con el de la izquierda. Atónitos, los forenses suspendieron la autopsia. La mujer recibió aviso y, sin poder aguantar las lágrimas, acudió de inmediato convencida de ser víctima de una broma pesada. Ya en la morgue los médicos pidieron al difunto una muestra de vida y éste levantó el dedo corazón de la mano derecha dirigiéndolo hacia ella. Fue suficiente. Su esposa autorizó a los forenses a seguir con el protocolo habitual para estos casos. Ayer lo enterraron.

viernes, 12 de enero de 2018

Eutanasia

La foto está tomada en el Hospital Clínico San Carlos (Madrid)

El aroma a sal marina, el sol en la cara, los amigos, las risas, la pajita alargada con la que sorbe el mojito, el mar, las rocas puntiagudas, el sentirse vivo, el último salto, la zambullida inacabada, las ambulancias, el silencio que conduce a la muerte en vida. 

El hedor a productos químicos, el fluorescente siempre encendido, la soledad, el llanto, la pajita alargada con la que se alimenta, el hospital, las paredes asépticas, el sentirse una cabeza viva en un cuerpo muerto, el último sorbo, las sacudidas liberadoras, las ambulancias, el silencio que por fin le permite descansar.

viernes, 5 de enero de 2018

El silencio de la pregonera


En cuanto un camión asome por la avenida aparecerá la pregonera dispuesta a pactar la tarifa con el transportista. Después tomará la trompetilla para desgañitarse con su cantinela: "Quien quiera comprar fruta de todas las clases, que vaya a la plaza". Tras vocear la mercancía por todo el pueblo, regresará a casa. Ahí ya no gritará, aunque es donde debería hacerlo. Preferirá callar. Cómo contar lo de la botella de vino cosida a la boca del marido; cómo afrontar lo del hijo y los cincuentones de la capital; cómo superar el embarazo, de padre desconocido, que oculta su hija.