lunes, 22 de marzo de 2010

Diógenes


“Hay que ver lo que tira la gente”
. Los vecinos habían oído cientos de veces estas palabras.

Dionisio nunca olvidó los felices años de barrendero. Tenía fama de ser el mejor limpiando las aceras del barrio. Lástima de jubilación, desde entonces nada fue igual.

De aquellos años aún le quedaba su afición por dejar las calles como la patena. Sin embargo ahora todo iba para casa, donde almacenaba los tesoros que otros abandonaban al no encontrarles su verdadero encanto. Sabía que los vecinos le envidiaban y criticaban, por eso no le extrañó cuando los policías llamaron a su puerta.

lunes, 15 de marzo de 2010

Juegos de niños


"
Me voy a chivar a mis padres. Eres asquerosa. No quiero verte más. No me gusta jugar a las casitas, no me gusta jugar a los médicos, ni me gusta jugar a las muñecas, y que sepas que la Barbie es fea. Tus cuentos de princesas son aburridos y eso de los besos y el amor son tonterías. No quiero que vengas más a mi casa. Que sepas que ese beso no me ha gustado nada, eso es una guarrería"

Mientras Alejandro escupía continuos improperios, Valeria disfrutaba del placer de su primer beso, segura de que nunca lo olvidaría.


lunes, 1 de marzo de 2010

Días de iglesia


Arreglados con sus mejores galas los Clarés inician sus obligaciones dominicales. Cogidos de la mano, caminan presurosos hacia la iglesia. Deben llegar pronto para coger buen sitio y dejarse ver. Son los primeros en comulgar, los últimos en marcharse. "Padre, el sermón de hoy sobre el amor al prójimo fue insuperable".

En casa finaliza el cuento de hadas. Nada más llegar suena el primer tortazo. Puñetazos, patadas e insultos llegan después. Finalizado el espectáculo de violencia desmedida Luis lee el periódico. María, con la cara hinchada y la estima pisoteada, llora y maldice en una esquina de la cocina.