viernes, 20 de julio de 2018

Apuestas

Esta fue la otra historia que mandé, sin éxito, al concurso de Zenda #historiasdefútbol


En cuanto comienza el partido, el equipo contrario cuelga el balón al área pillando descolocada a nuestra defensa. Diez segundos y ya perdemos. Al sacar de centro nuestro jugador franquicia caracolea varias veces y retrasa el balón justo donde espera la estrella rival que, ante la pasividad del guardameta, anota el segundo. El marcador señala al descanso un bochornoso 8-0, al terminar un humillante 11-0. De regreso nadie duerme en el autocar: unos avergonzados por la derrota, otros eufóricos por las ganancias. Lejos de allí solo discrepan en la bebida: en Italia brindan con grappa, en China con baijiu.

domingo, 8 de julio de 2018

Garrincha

Esta es mi aportación para el concurso de Zenda #historiasdefútbol



Para poder comer se jugaba en el recreo el bocadillo que no tenía, sorteando finta tras finta a los que intentaban quitarle el balón. Regateando rivales para sobrevivir, llegó a profesional y consiguió con sus gambetas que su país olvidara la tristeza y el hambre. Él, incapaz de burlar a unos defensas infranqueables llamados tabaco, alcohol y mujeres, jamás fue feliz. En su vida luchaban el bien y el mal, pero siempre perdía él. Murió joven, pobre y alcoholizado, abandonando hijos, amantes y cuentas impagadas. Una multitud enfervorizada acudió a su entierro. Su tumba solo la visita el olvido.