miércoles, 1 de agosto de 2018

¿Quién me ha robado el mes de abril?



¿Qué estoy haciendo aquí? Tan joven y tan viejo. Crisis. Que se llama Soledad. Con lo que eso duele. Como un dolor de muelas. Así estoy yo sin ti. Princesa. Seis tequilas. Ponme un trago más. Cuando aprieta el frío. Embustera. Por delicadeza. Quédate a dormir. 19 días y 500 noches. Calle Melancolía. Y nos dieron las diez. A la orilla de la chimenea. Donde habita el olvido. Y si amanece por fin. Seis de la mañana. Noches de boda. Contigo. Ahora que… No tan deprisa. Es mentira. Lo niego todo. 

 Postdata. Ya eyaculé. Y sin embargo te quiero.

viernes, 20 de julio de 2018

Apuestas

Esta fue la otra historia que mandé, sin éxito, al concurso de Zenda #historiasdefútbol


En cuanto comienza el partido, el equipo contrario cuelga el balón al área pillando descolocada a nuestra defensa. Diez segundos y ya perdemos. Al sacar de centro nuestro jugador franquicia caracolea varias veces y retrasa el balón justo donde espera la estrella rival que, ante la pasividad del guardameta, anota el segundo. El marcador señala al descanso un bochornoso 8-0, al terminar un humillante 11-0. De regreso nadie duerme en el autocar: unos avergonzados por la derrota, otros eufóricos por las ganancias. Lejos de allí solo discrepan en la bebida: en Italia brindan con grappa, en China con baijiu.

domingo, 8 de julio de 2018

Garrincha

Esta es mi aportación para el concurso de Zenda #historiasdefútbol



Para poder comer se jugaba en el recreo el bocadillo que no tenía, sorteando finta tras finta a los que intentaban quitarle el balón. Regateando rivales para sobrevivir, llegó a profesional y consiguió con sus gambetas que su país olvidara la tristeza y el hambre. Él, incapaz de burlar a unos defensas infranqueables llamados tabaco, alcohol y mujeres, jamás fue feliz. En su vida luchaban el bien y el mal, pero siempre perdía él. Murió joven, pobre y alcoholizado, abandonando hijos, amantes y cuentas impagadas. Una multitud enfervorizada acudió a su entierro. Su tumba solo la visita el olvido.

miércoles, 13 de junio de 2018

Volver a empezar

Sale del bar tambaleándose y al intentar erguirse no puede evitar la primera bocanada. Según expulsa añadas completas de Rioja, siente cómo su piel pierde el enrojecimiento. En la segunda bocanada expele barriles de cerveza, solo tradicionales, para recuperar el equilibrio y la autoestima. En la tercera, cubalibres y carajillos se llevan la ansiedad y el trastorno bipolar. Cuando se siente vacío y desintoxicado, suena el teléfono. Al descolgar escucha, muchos años después, esa voz acaramelada que el alcohol nunca ha podido amargar. Tras minutos de reproches, arrepentimientos y perdones, se repeina y compra champán para celebrar la reconciliación.

lunes, 14 de mayo de 2018

Escritores

Con este microrrelato me he quedado a las puertas de aparecer en el número 67 de la revista Cuentos para el Andén. 


jueves, 3 de mayo de 2018

Terapia

Foto tomada en el Museo de las Miniaturas (Lyon)

Cerró la novela, recordó a aquellas desgraciadas mujeres que años atrás se cruzaron en su camino, y decidió no leer más. Esta vez el asesino no acabaría con aquella muchacha. Arrancó las últimas páginas, seguro de estar en el camino de su sanación, y las arrugó con rabia. Al tragárselas sintió una sacudida y apareció en el pasaje del libro que estaba leyendo. Al encontrarse frente al asesino asió su cuello y apretó hasta sentir cómo su vida se deslizaba por sus manos. Un nuevo espasmo le devolvió a la celda. Allí tumbado valora la realidad de su sanación.

jueves, 26 de abril de 2018

miércoles, 11 de abril de 2018

Al vuelo


A ella le gustaba sentirse única e imaginar que volaba por medio mundo, pero el desprecio hacia su marido superaba ese deseo. Él soñaba que, gracias a su voz prodigiosa, recorría continentes dando conciertos pero prefería ningunear a su mujer. Y aunque vivían juntos y amargados, sacrificando anhelos por fastidiar al otro, al acostarse rezaban en silencio. Hasta que aquella mañana él despertó cantando y ella pudo volar. Como contrapartida al milagro sus cuerpos sufrieron una inexplicable transformación y sus viajes idílicos quedaron condenados a la exigua distancia existente entre los dos palos de una pajarera fabricada en Australia.

jueves, 5 de abril de 2018

El nombre

La foto está tomada en la Plaza Mayor de Madrid

Blanca, decorada con moratones, se prostituye por la calle La Negra. Concepción aborta en una clínica del barrio de la Luz. Paz disimula sus golpes con gafas y maquillaje. Auxiliadora pide ayuda al primer cliente que le parezca de fiar. Purificación se arrastra por la calle del Amor Hermoso ofreciendo sexo a cambio de un chute. Felicia llora en el club de carretera donde la retienen. Dulce vomita en el lavabo los restos del último trabajo. Todas viven en la misma ciudad. Un lugar en el que hace tiempo que las madres prefieren no poner nombre a sus hijas.

martes, 6 de marzo de 2018

Desencantada


Con solo veinte años ya se ha cansado de buscar el amor para solo encontrar cuerpos desconocidos que la ofrecen polvos rápidos con regusto a tabaco, indiferencia y alcohol. Le ha sobrado tiempo para descubrir que esos príncipes azules portadores de la felicidad, que le vendieron de pequeña, eran una gran estafa. Tiene asumido que jamás encontrará a alguien que realmente merezca la pena y que deberá elegir a aquel que le venda las mentiras mejor que los demás. Para compensar su suerte se ha propuesto que de esa relación no nazca ninguna hija. Así podrá detener la cadena.