jueves, 30 de septiembre de 2010

Nada

Por primera vez cuelgo en este blog una historia que no es mía. Su autora es Sara, mi mujer, la "culpable" de que me haya empezado a aficionar a todo este mundillo de los microrrelatos.
Espero que os guste.

Cuando él terminó de hablar pensó: "No tengo nada que decir" y nada dijo. Creyó que aún así debía hacerlo así que buscó en lo más profundo de su alma. Nada. Buscó en los recuerdos grises de su memoria. Nada. Buscó entre las ruinas de su corazón helado. Nada. Incluso buscó en los ojos de él, ansiosos de una reacción. Tampoco encontró nada. Ya era demasiado tarde. De repente sintió un escalofrío. Se revolvió en la cama y se acurrucó bajo las mantas mientras él salía de la habitación con sus quince años de pareja resumidos en dos maletas.

11 comentarios:

  1. Pues no está nada mal. Me ha gustado mucho.

    ¿Tendrá algo que decir ahora?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A veces el silencio es más elocuente...

    Muy bueno y ojalá nos sigas compartiendo los microrrelatos de tu mujer.

    Besos brujos

    ResponderEliminar
  3. el desamor siempre nos deja sin palabras. debería subir microrrelatos más seguido, tu mujer.

    saludos!

    ResponderEliminar
  4. Cuando no queda nada por decir, o ya se ha dicho todo y se disfruta del silencio o cada uno por su lado. Me gustó. Saludillos

    ResponderEliminar
  5. Mucha gente no tiene nada que decir, pero aun así no cierran la puta boca..

    ResponderEliminar
  6. Torcuato en este caso habrá que preguntárselo a ella.

    Annie en muchííísimos casos es mejor estar callado: "si lo que vas a decir no es más bello que el silencio..."

    Médico del Alma tienes toda la razón. ¿Qué decir cuando te encuentras con él?

    Puck te digo lo mismo que a Annie. Si ya se ha dicho todo para qué seguir hablando.

    Jordi M. Novas de esos también los hay, y muchos.

    Por cierto, lo de subir más microrrelatos o no de Sara depende de ella. Si se anima aquí tiene su espacio guardado. Esperemos a ver qué dice ella.

    Saludos, y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  7. Vengo a pedir a esta casa que firmen Aqui. Se explica todo en el enlace.

    ResponderEliminar
  8. Hay veces que una maleta vale más que mil palabras, perdona la intromision, pero creo que es algo justo...

    ResponderEliminar
  9. ¡Ufff!, yo alabo el gusto a tu mujer, vamos, que en mi tienes un lector incondicional.

    Miguel

    ResponderEliminar
  10. Temujin firmadao queda. Ojalá sirva de algo.

    anapedraza (miguel) con comentarios así seguro que se anima a que cuelgue más cosas suyas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Qué impotencia y qué tristeza no encontrar nada que decir, ni que hacer, y sentir sólo una total indiferencia por el fin de una relación que en otro tiempo debía llenar toda su vida.
    Terrible.
    Besos para los dos.

    ResponderEliminar