jueves, 23 de septiembre de 2010

Sinsentidos

Tras cuarenta días de infierno las mujeres decidieron continuar sus faenas, los viejos descansar y los niños jugar a morir. Impregnados del olor y sabor de la muerte, perdieron su capacidad de recordar sensaciones antiguas; ya no les asustaban las sirenas, ni el rugido de los aviones vomitando odio, ni las estruendosas explosiones. Después llegó la ceguera, no importaba quién caía sino el sálvese quien pueda, y los cadáveres quedaban abandonados porque nadie quería tocar tan de cerca el final. Al entrar los libertadores a la ciudad no hallaron ni rastro de vida, sólo una multitud de piedras andantes.

11 comentarios:

  1. Nunca tiene sentido tanta perdida.
    La fotografia es impresionante.

    Saludos señor Miguel.

    ResponderEliminar
  2. Miguel que duro este post, y lo más triste es que lo narrado es cotidiano en muchos países; sentí dolor de mundo...
    Coincido con maile en que la fotografía es fuera de serie!!!

    Besos brujos

    ResponderEliminar
  3. maile realmente no merece la pena

    Annie es cierto que estas situaciones que deberían estar ya desterradas siguen produciéndose hoy día.

    Saludos y gracias por vuestros comentarios


    P.D. Por un error mío hoy también había aparecido publicada otra entrada "Amigo de lo ajeno". Esta entrada la publicaré el próximo lunes.

    ResponderEliminar
  4. He leido un reportaje de un poblado de Africa donde todas las mujeres fueron violadas sistemáticamente durante cuatro dias...Huidas por la selva con los niños, las encontraron y las volvieron a violar, mientras los cascos azules de la Onu jugando a las cartas....

    ResponderEliminar
  5. Tremendo alegato contra la guerra.
    salu2

    ResponderEliminar
  6. El horror de la realidad es tremendo.
    Bueno y muy duro.
    Un biquiño

    ResponderEliminar
  7. Sigo protestando por la palabreja que nos hacen copiar para poner un comentario. Que conste.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado bastante Miguel, de verdad, buen uso del lenguaje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Temujin hay cosas que nunca llegaré a comprender. Es increíble lo salvaje que podemos llegar a ser. Saludos

    Dyhego lo malo es que no sirve de nada, pero bueno ahí queda. Salu2

    Gracias Carmela, la verdad es que es duro. En cuanto a lo de la palabra me parece que hay una forma de quitarla buscando en configuración, a ver si un día tengo tiempo y lo busco. Besos.

    Gracias Baizába, se hace lo que se puede. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Tiene lo que me gusta:impacto. Más allá de la dureza, te hace reflexionar. Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Son terribles las secuelas de una guerra, ojalá nunca se olvidaran y se fueran trasmitiendo de generación en generación para que no se vuelvan a repetir.
    Besos, Miguel.

    ResponderEliminar