lunes, 20 de septiembre de 2010

Amor por lo pequeño

Cuando Marta conoció a Gabriel en aquella feria de nanotecnología no se imaginó hasta qué punto el amor de éste por las cosas pequeñas marcaría su relación. Pese a que Gabriel trabajaba en un laboratorio de microbiología clínica su verdadera pasión eran los bonsáis, coleccionar miniaturas y aquel blog en el que publicaba microrrelatos, haikus y greguerías. A los pocos días se mudaron a un apartamento de 25m2 donde sólo convivieron dos semanas. Aquella mañana en la que la policía se lo llevó Marta descubrió horrorizada las fotos que Gabriel archivaba en aquel portátil que nunca le dejó usar.

25 comentarios:

  1. Estupendo microrrelato, Miguel. El gusto por lo pequeño llevado al máximo extremo.... ¡¡que mamón el Gabriel¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Miguel, me ha sorprendido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tambien me ha sorprendido y asqueado (nunca entendere segun que conductas)...

    ResponderEliminar
  4. ¡BUFFF!, sorprendido y escandalizado a partes iguales.

    Miguel

    ResponderEliminar
  5. Novicia Dalial en esto caso creo que fue demasiado hasta el extremo.

    Pedro muchas gracias. De eso es de lo que se trata, aunque no siempre se consiga.

    Temujin yo tampoco la verdad. Hay gustos raros pero éste sólo puede producir lo que tú dices: asco.

    Anapedraza (Miguel) en este caso es sólo un relato, pero por desgracia esto se da.

    Saludos a todos, y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Brutal el final. En pocas líneas nos metes en un romántico mundo minúsculo y desde allí nos sacudes a la realidad más cruda. Saludillos

    ResponderEliminar
  7. Felicidades Miguel. Gran micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Menos mal que no le redujo la cabeza.
    Salu2 minimalistas.

    ResponderEliminar
  9. Puck de eso se trataba, veo que en tu caso lo conseguí.

    Torcuato mil gracias

    Dyhego quizás no le dio tiempo a ahcerlo. La policía se le adelantó.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Lo que faltaba, que los pederastas alegaran en su favor la pasión por las miniaturas...

    Excelente relato, reitero lo dicho por la mayoría de comentaristas, nos llevas de la mano por el mundo casi mágico del personaje, hasta estrellarnos con ese final tan brutal.

    Besos brujos

    ResponderEliminar
  11. Annie supongo que ese alegato no les valdría de nada. Como tú dices sólo faltaría eso.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pensé que la relación iba a ser corta por otros motivos, en todo caso duró poco, que de eso se trataba. Final magistral
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Estupende giro final para un gran micro.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Gracias María Luisa y Patricia y bienvenidas.

    Anita Dinamita duró lo que tenía que durar. Con sus antecedentes no había para más.

    Saludos y gracias por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  15. Creo que deberías comprobar los gestos del lector. Cómo se va acercando según lee, pequeño, nanotecnología -se acerca-, microbiología, bonsáis, miniaturas -se cerca-...
    Y llega al final, y echa la cabeza atrás, asqueado.
    Ése es tu triunfo. Lo has conseguido.
    Enhorabuena.
    P.

    ResponderEliminar
  16. Mi sombrero, Miguel. No digo nada más, no puedo. Todavía... sigo en shock.

    ResponderEliminar
  17. Claudia Sánchez, Cartaphilus no sabéis cómo se agradecen vuestras palabras.

    Propílogo es una pena no poder ver lo que dices, pero simplemente leyendo lo que tú cuentas tengo más que de sobra para imaginármelo.

    Kum espero que se te pase el estado de shock pronto. En este caso es sólo ficción, a pesar de que por desgracia ocurre.

    Saludos para todos

    ResponderEliminar
  18. En mi modesta opinión: El relato está muy bien narrado, tiene ritmo y está construido con palabras precisas, un camino para llevar al desenlace en el que se presenta al personaje central como pedófilo. Me pregunto por un lado, si la pedofilia es una suerte de amor por lo pequeño o sencillamente una perversión. Se nota en el texto una crítica a esta actividad en la sorpresa de Marta, pero de las 99 palabras son muy poquitas las de reprobación. Entiendo que la ausencia de condena no implica consentimiento, pero en mi criterio, como pocas cuestiones humanas me causan tanto rechazo y desagrado como el abuso de menores, son insuficientes. Creo que la literatura no debe ser necesariamente admonitoria, pero este es uno de los muy poquitos temas en los que creo, se debe ser muy cuidadoso. Esta es la razón por la cuál no votaría este relato, no la ausencia de méritos literario, al contrario, la abundancia de ellos en desmedro de un cierre suficientemente ético. Como digo, es mi modesta opinión.
    Con todo respeto.
    Julio

    ResponderEliminar
  19. Julio Genissel opinión que acepto gustoso.

    Creo que la condena a su actitud, como bien dices, la he dejado ya con la actitud de su pareja. Si no hay una condena más clara en el relato es simplemente porque en él lo que busco es llevar por un camino equivocado al lector hasta que se encuentra con esa situación, pero desde luego condeno de la más forma más firme lo que tú bien has llamado perversión.

    Si en el texto hubiera querido criticar únicamente de la pedofilia lo habría hecho desde el principio, igual que he hecho con otras entradas en las que no había ningún giro final sino que desde el principio contaba la historia real tal y como era.

    Vuelvo a repetir que condeno con todas mis fuerzas esa monstruosidad y vuelvo a decir que acepto de buen grado tu crítica. Aunque de todos los comentarios que por aquí han aparecido nadie lo ha interpretado a tu manera, tiene que haber opiniones para todos los gustos.

    Espero verte por aquí en más ocasiones para que sigas dejando tus impresiones, favorables o no, a lo que aquí escribo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Hola Miguel

    Quería invitarte a que pases por mi blog y leas la narración homenaje a todos los compañeros de anónima: http://azullavable.blogspot.com/2010/10/ejercitando-la-derrota.html
    Saludos
    Julio

    ResponderEliminar
  21. Valientes sinvergüenzas, pero aunque esto sea sólo un relato, desgraciadamente existen ese tipo de coleccionistas.
    Un beso, Miguel.

    ResponderEliminar
  22. Julio Genissel ya pasé por allí y debo reconocer que te ha quedado muy bien. Todo un detalle por tu parte.

    Irene es cierto que la realidad supera a la ficción, como casi siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar