miércoles, 20 de octubre de 2010

Enamorados perdidos

Lunes-1: Despierta, la ve y desea que desaparezca. Ningún papel les ata, ni niños, ni proyectos, nada.

Martes-2: Lo consiguió. Disfruta en la cama de su recién ganada amplitud y respira profundamente: no está.

Miércoles-3: Vuelve a autoaliviarse su erección matutina.

Jueves-4: Añora su cuerpo acurrucándose en él.

Viernes-5: Recuerda esas conversaciones banales que antes le exasperaban.

Sábado-6: Evoca su olor y decide no cambiar las sábanas hasta que vuelva.

Domingo-7: Comienza la búsqueda: correos, mensajes, bares,… todo es inútil.


Miércoles-31:Sólo le queda una cama huérfana, que impregna la casa de un intenso olor a sudor, lejía y abandono.


9 comentarios:

  1. Hay que tener cuidado con lo que se desea, no vaya a ser que se cumpla, como le pasó a este pobre hombre. Muy duro y muy bien contado, Miguel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos, o como la canción "lo mismo te echo de menos, lo mismo que antes te echaba de más"
    Buena secuencia Miguel
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Maite lo ha dicho muy bien: "muy duro y muy bien contado"

    Miguel

    ResponderEliminar
  4. Pobre y traidora vida la de este hombre. Quizás debería probar con una muñeca inchable.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  5. ¿Existe el libre albedrío o no?
    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Que curioso, esta mañana le dije a mi marido que se cuidara de desear que yo no estuviera a su lado, porque el día que eso llegara a ocurrir no podría vivir sin mí.
    Como era de esperar se rió.
    Yo también me reí...

    Besos brujos

    ResponderEliminar
  7. Maite me lo has quitado de la boca: ten cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir. Es una verdad como un templo. Un abrazo.

    Anita Dinamita más de una vez eso es lo que nos pasa. Hasta que no hemos perdido algo no lo valoramos y apreciamos. Abrazos.

    anapedraza (Miguel) gracias por la parte que me toca. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Adivín Serafín seguro que sigue lamentándose de su suerte. Por cierto lo de la muñeca hinchable tampoco resulta siempre, y si no échale un vistazo a esta entrada que publiqué hace unos días:
    http://en99palabras.blogspot.com/2010/10/pinchazo.html
    Blogsaludos.

    Dyhego para ella sí desde luego. Salu2.

    Temujin no lo sé pero seguro que vive más feliz que antes. Saludos.

    Annie pues que no se ría tanto y que se aplique el cuento. Hay que saber valorar lo que se tiene. Besos brujos.

    Gracias a todos por vuestra visita y por vuestros comentarios

    ResponderEliminar