viernes, 5 de enero de 2018

El silencio de la pregonera


En cuanto un camión asome por la avenida aparecerá la pregonera dispuesta a pactar la tarifa con el transportista. Después tomará la trompetilla para desgañitarse con su cantinela: "Quien quiera comprar fruta de todas las clases, que vaya a la plaza". Tras vocear la mercancía por todo el pueblo, regresará a casa. Ahí ya no gritará, aunque es donde debería hacerlo. Preferirá callar. Cómo contar lo de la botella de vino cosida a la boca del marido; cómo afrontar lo del hijo y los cincuentones de la capital; cómo superar el embarazo, de padre desconocido, que oculta su hija.

1 comentario:

  1. Tremendo ese silencio, en una pregonera. Figura casi extinta.

    Un abrazo y feliz año nuevo

    ResponderEliminar