martes, 16 de enero de 2018

El protocolo

La foto está tomada en la Sacramental de Santa María (Madrid)

Pestañeó dos veces para decir que sí, después levantó el índice de la mano derecha y a continuación repitió el gesto con el de la izquierda. Atónitos, los forenses suspendieron la autopsia. La mujer recibió aviso y, sin poder aguantar las lágrimas, acudió de inmediato convencida de ser víctima de una broma pesada. Ya en la morgue los médicos pidieron al difunto una muestra de vida y éste levantó el dedo corazón de la mano derecha dirigiéndolo hacia ella. Fue suficiente. Su esposa autorizó a los forenses a seguir con el protocolo habitual para estos casos. Ayer lo enterraron.

3 comentarios:

  1. Jaja, muy bueno. El otro día comentaban de un caso, quizá lo que ha motivado este post. Tu final es genial

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué buen relato! Es difícil contar una historia en 99 palabras, pero desde luego lo consigues. Buenísimo el final, muy divertido.

    ResponderEliminar
  3. Los protocolos están hechos para ser cumplidos.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar