martes, 31 de mayo de 2011

Póntelo, pónselo

Obsesionado por su salud cumplía a rajatabla todos los consejos nutricionales posibles para mantenerse sano. Le llamaban “el desgraciao” porque no podía tener otro apodo alguien que en el bar pedía un descafeinado con sacarina y leche desnatada. En su nevera todo estaba etiquetado como bajo en calorías o integral. No probaba la sal, tomaba alimentos hervidos o a la plancha y sólo bebía agua mineral y zumos naturales. Pese a sus obsesiones murió joven. Su pasión dietética era tan grande como la que sentía por las mujeres, y sin embargo con ellas nunca admitió ningún tipo de precaución.

P.D. Este microrrelato está incluido en mi libro. Si quieres comparlo o saber más sobre él pincha en este enlace.

17 comentarios:

  1. Hoy me has puesto fácil la referencia sabinera: "Si lo que quieres es vivir cien años..."
    Saludillos

    ResponderEliminar
  2. MIGUEL:
    Si es que hay mucho descabezado suelto.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  3. jajaja, pensé lo mismo que Puck! jaja
    la cabeza siempre cubierta!
    Salud!

    ResponderEliminar
  4. Je, je, las dobles morales nos rodean.
    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  5. Puck cuando escribí la historia no la hice pensando en él pero ahora que lo dices sí que veo la relación. Por cierrto, supongo que sabrás que tienes que venir a Madrid a partir de octubre a ver el musical.
    Saludillos sabineros para ti.

    Dyhego muchos más de los que nos creemos.
    Salu2 con cabeza.

    Sucede según estas las cosas es lo mejor para no tener problemas. Aunque hay veces que a muchos se les olvida.
    Saludos cubiertos.

    Torcuato nos rodean constantemente. De hecho vivimos en una sociedad basada en la doble moral.
    Otro abrazo para ti, eso sí sin dobleces. De todo corazón.

    ResponderEliminar
  6. ¡Uy! he pensado este ya lo he leído, después al ver la nota ya me ha quedado claro de qué.

    Es evidente que este tipo no cubría todos los frentes...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Demasiadas veces ocurre que uno pone pegas a lo superficial y se olvida de lo esencial. Humanidad, terrible masa. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Elysa en efecto este micro está en el libro. Algunos se preocupan por todo menos por lo más importante. Besos.

    Maite muchas más veces de lo que nos creemos. Y encima no hay excusa que valga. Abrazos para ti.

    ResponderEliminar
  9. Algún vicio hay que tener, claro está. Y algunos, más de uno. Saludos y un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  10. Dicen por acá que nunca se sabe dónde salta la liebre.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  11. En algunos momentos la razón no razona ni el cuerpo perdona...

    ResponderEliminar
  12. enmalestado, ¿qué sería de una vida sin vicios? Saludos. Abrazo para ti.

    José Manuel seguro que dónde menos se la espera. Gracias. Saludos.

    depropio sobre todo a determinadas temperaturas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Si siempre se tiene un debilidad ainss
    Bicos grandes

    ResponderEliminar
  14. Hay que tener más amplitud de miras :-)
    Me gustó.

    ResponderEliminar
  15. Hola buenas... primero te "robé" una foto... después me convertí en "cleptómana" y me he llevado algo más a mis jardines. Espero que no te importe :-)
    Saludillos

    P.D. Lo de Sabina lo tengo, lo tengo en la agenda jeje

    ResponderEliminar
  16. Caremla¡qué seríamos nosotros sin debilidades! Bicos

    Cybrghost algunos la amplitud de miras la tienen para lo que les interesa. Sin más. Un abrazo.

    Gracias a los dos por vuestras palabras

    ResponderEliminar
  17. Puck tú a mí me puedes robar lo que quieras. Siempre haré la vista gorda.

    Muchísimas gracias por el detalle que has tenido. Ha sido una sorpresa y una gran alegría.

    Esperaré lo de Sabina, no lo dudes.

    Besos

    ResponderEliminar