domingo, 15 de mayo de 2011

Lo increíble de lo increíble

Bueno pues al fin llegó. Después de muchos preparativos ayer tuve la suerte de juntarme con casi una treintena de microrrelatistas y disfrutar de un día en el que no faltó de nada. Primero lectura de microrrelatos en la libreria Tres Rosas Amarillas, después comida en la Casa de León y por último visita a la exposición de Clara Varela en El Café Comercial.

Sin embargo lo mejor de todo fue el haber podido conocer a tanta buena gente de la que hasta ahora sólo tenía referencias por medio de sus blogs. Espero que el año que viene se repita esta experiencia porque yo desde luego quedé encantado con ella.

Gracias a todos.

P.D. Os dejo con el improvisado microrrelato que surgió en la comida. En él cada uno de los comensales contribuyó con una palabra, y al final el camarero colaboró dándole al micro el título que encabeza este entrada: Lo increíble de lo increíble

"La madeja enredada con todo voló libremente sobre la montaña cuando fue hacia el lugar de la historia. Entonces sintió necesidad y quiso estornudar: ¡atchis! Desmelenada, rodó hasta el dinosaurio"

15 comentarios:

  1. Saludillos tras una jornada genial en pongamos que hablo de Madrid donde las niñas ya no quieren ser princesas sino protagonistas de microrrelatos.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Un día increíble donde los haya, eso está claro. Me encantó el micro tuneado, porque llevaba una foto tuya y el texto era muy divertido. A ver cuándo podemos repetirlo...
    Un beso!
    :)

    ResponderEliminar
  3. Un besazo, Miguel, y otro para Sara. Todavía ando disfrutando de Madrid (mañanita en la Cuesta de Moyano) y flotando por el recuerdo del magnífico día que pasamos.

    Y eso de que las niñas quieren ser protagonistas de micros, un hallazgo de nuestra Puck.

    ResponderEliminar
  4. A ver si en esta madeja de recuerdos de ayer no me pierdo y puedo devolver saludos. Un abrazo a la pareja que tenía justo enfrente de mí ;-)

    beatriz

    ResponderEliminar
  5. Puck tengo claro que en días como el de ayer cualquier cosa es posible.

    Acuática en la próxima entrada pondré el texto porque seguro que no todo el mundo pudo enterarse bien de qué iba.

    Elisa la Cuesta de Moyano es un sitio ideal para seguir disfrutando con todo esto de juntar letras. REcibido el beso para los dos.

    Sinsellos disfruté de la comida más que por lo que nos pusieron por la compañía que había. Mucha suerte con tus guiones y hasta con tus teclas.

    Un placer haberos conocido a las cuatro. Ojalá en un futuro esto se repita.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Qué te voy a decir yo, mi querido Miguel, que tú ya no sepas. Fue perfecto, redondo. Me lo pasé genial en compañía de tanta buena gente y por supuesto contigo.

    Besos de tu rendida admiradora.

    ResponderEliminar
  7. Me encantó ponerte cara después de tanto tiempo leyéndonos, añoz quizá. Un abrazo grande, Miguel.

    ResponderEliminar
  8. Sara tantos nervios para ver qué tal te salía la lectura y ya ves, al final quedó redonda. ¡No podía ser de otra forma!

    Manuespada yo la tuya ya la conocía, es lo que tiene la fama, pero me alegró mucho el poder hablar cara a cara contigo.

    Como tú bien dices son ya unos cuantos años leyéndonos, mucho antes de que me diera a mí también por intentar esto de los microrrelatos. De hecho ahí queda aquella historia que hace ya algo más de dos años me mandaste para mi otro blog.

    Suerte con tu carrera, y por cierto, a ver si al fin consigo tu libro, que parece que siempre me esquiva.

    ResponderEliminar
  9. Conoceros si que es lo increible de lo increible.

    ResponderEliminar
  10. Miguel.
    Sara y tú, también nos parecisteis muy buena gente. Sana y sincera.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Jo, yo quiero repetir ¡ya!
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  12. Miguel, fue un auténtico placer conocerte, y a Sara y a todas las personas que estuvieron allí.
    Y tu relato si que lo pude oír, y me encantó. Por cierto que a Elisa le dio Kum* un sombrero azul que combinaba muy bien con su vestido.
    Ya empecé con los 100 de 100
    Abrazos de colores

    ResponderEliminar
  13. Yuju Miguel,

    me voy a repetir con Anita, pero ha sido un auténtico placer conocerte.

    Te sigo ya desde mucho tiempo por tus relatos urbanos, como alguien definió muy bien el sábado, y me alegro mucho de comprobar que esa sensibilidad que en ellos muestras, la expulsas por los poros.

    Espero hayan más ocasiones para compartir experiencias.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  14. Manuel lo que es increíble es la gracia y alegría que desbordas. Si alguna vez vienes a actuar a Madrid no dudes en darme un toque porque no me lo pierdo.

    Rocío Romero pues parece que estamos todos de acuerdo así que habrá que repetir. Ya queda un día menos.

    Anita el placer fue mutuo y sabes que no lo digo por decir. El único fallo fueron las prisas que me entraron en el último momento porque creo que nos fuimos antes de lo que deberíamos. Espero que disfrutes del libro te lo tenía reservado hace tiempo. De todas formas ya sabes que no está del todo pulido, son las primeras cien historias que se me pasaron por la cabeza. Sin más.

    Su acabas de hacer que se me erice el vello. Seguro que habrá otras ocasiones en las que podamos coincidir y a ver si entonces podemos conversar más que esta última vez. Al menos, ya que no pudiemos hablar mucho, sí pude aportar mi granito de arena con lo de la silla.

    Besos para todos.

    ResponderEliminar
  15. Breve, breve, pero al menos nos saludamos. Un placer.
    Disfruté de tu micro, a pesar de que estábamos todos un poco idos.
    Abrazo
    Gabriel

    ResponderEliminar