lunes, 23 de mayo de 2011

Manchas imborrables



Aún no ha amanecido pero ya está entregada a su rutina purificadora. Primero champú, gel y esa esponja que lija más que limpia. Después bastoncillos y pasta dental hasta forzar las náuseas. Se enjuaga con colutorio y por primera vez se mira al espejo. Echa a lavar el pijama, se enfunda unos vaqueros y una camiseta, embadurna sus botas con betún y vuelve a mirarse. Entonces se desviste y comienza de nuevo: champú, gel, esponja… Así varias veces, diariamente.

Pero todo es inútil. Nada eliminará esa suciedad que la invade cada noche cuando a hurtadillas él abandona el cuarto.



13 comentarios:

  1. Bff, Miguel, no sé cómo encajarlo. No sé qué tipo de manchas será, pero tal como lo cuentas dan ganas de bañarse con salfumán

    ResponderEliminar
  2. depropio en este caso el final es libre. Lógicamente yo tengo el mío pero prefiero que cada uno se imagine el que prefiera.

    Con lo del salfumán no vas mal encaminado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es difícil limpiar las manchas de conciencia
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  4. Yeah. Una bomba de micro.
    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  5. Este micro es muy duro, Miguel. Sobre todo por lo que insinúa, más que por lo que describe. Sigues con tu linea de denuncia de las injusticias en 99 palabras. Encomiable objetivo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Este micro duele, Miguel. Pero quizás así debe ser igual que duelen los abusos. Es bueno, duro, directo y claro.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Javier Domingo esas tampoco se curan, aunque pasen y pasen los años. Saludos.

    Torcuato espero que no explote. Otro abrazo para vosotros.

    Pedro Alonso insinúa porque me parecía demasiado duro contar lo que de verdad hay detrás. Gracias por tus palabras. Un abrazo.

    Elysa por desgracia es más dura la realidad que lo que cuentan los micros. Besos.

    Se agradece vuestra colaboración. Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  8. Impresiona, yo no puedo dejar de relacionarlo con la reciente y magnífica película de Montxo Armendáriz. Buen manejo de la elipsis. No hay que decir que me ha gustado.

    ResponderEliminar
  9. Elisa no he visto la película de Armendáriz pero me ha gustado que te recuerde a ella ya que ese director me parece de gran valía. Gracias por tus palabras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Miguel, terminaría la historia así: "Entonces se desviste y comienza de nuevo. Nada eliminará esa suciedad que la invade cuando él abandona el cuarto."

    No hace falta repetir lo que ya se enunció al principio. Tampoco decir que solo en la noche (puede ser a cualquier hora, ¿o solo en la noche le repugna?) y decir que es a hurtadillas limita la historia.
    En la minificción no siempre hay que dar todos los datos. Es bueno dejar que el lector ponga lo que falta, que él decida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. esto me pone los pelos de punta....seguramente no logrará limpiar esto que carga a cuestas...

    ResponderEliminar
  12. Danik realmente lo es.

    José Manuel muchas gracias por tus aportes. Siempre es bueno tener comentarios como éste para aprender.

    Lenita por suerte en este caso la historia es sólo ficción.

    Saludos.

    ResponderEliminar