martes, 7 de junio de 2011

Bultos personales

Cuando Juan comprueba que Gema ha recogido todas sus pertenencias se recrudecen los reproches e insultos.
-¿De qué te quejas desagradecida? Llegaste con dos bolsas escuálidas y un año después te largas con cuatro maletas repletas.
-Sí, me llevo más de lo que traje. Aquellas bolsas venían cargadas de sueños e ilusiones y hoy me llevo estas maletas rebosantes de mentiras, desengaños, traiciones y dolor.

Poco después se hace el silencio. Más tarde Gema carga seis maletas en su todoterreno. En casa Juan ya no protesta, de hecho nunca más lo hará. Dos maletas de más tienen la culpa.


10 comentarios:

  1. No puede ser lo que estoy pensando... y si lo es... ¡Ufff! ¡Qué fuerte!

    ResponderEliminar
  2. Me estoy imaginando lo que puede haber en esas dos maletas y no pinta bien, no...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy heavy, me ha dejado impactada, y eso es ¡bueno! has logrado abofetearme con el relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yuju,

    creo que soy un poco inocente, son los comentarios de la gente los que me han dado una visión un poco tétrica del tema. Uy uy uy...

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Un relato fuerte y bien construido, en mi humilde opinión. Para mi la resolución tiene un poso de estilo argentino. Ese toque de simplificar - normalizar la fatalidad.

    ResponderEliminar
  6. Miguel Angel de Móstoles estas palabras para ti: GRACIAS.

    Pedro Alonso piensa mal y acertarás.

    Elysa yo creo que tampoc pinta bien, aunque el final queda abierto para que cada uno piense lo que quiera.

    Saludos para los tres.

    ResponderEliminar
  7. Maite si eso es lo que he conseguido me doy por satisfecho, con perdón.

    Su la inocencia es lo mejor de cada persona. Como he dicho antes el final es libre.

    Cybrghost lo del poso argentino me ha llegado. Te aseguro que no lo he hecho con esa intención, ya que no estoy tan puesto en esos asuntos, pero como dije antes me ha gustado.

    Saludos para los tres. Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Seguramente Juan se merecía su destino, pero no lo sabemos, en todo caso, qué negro te veo, chico.
    un abrazo grande

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, Anita Dinamita estaba hace unos minutos comiendo y precisamente estaba pensando en eso.

    He dicho nunca me salen historias amables, todo está lleno de muertos, y mira por dónde entro por aquí y veo tu comentario.

    Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar