jueves, 24 de marzo de 2011

Sin escrúpulos

Arrastra su carrito en dirección al mercado, ajena a las prisas de los demás por regresar a casa. Nada más llegar inicia su ritual diario de comprobar puesto por puesto la mercancía que aún queda por vender. Ya no le importa si la fruta es de temporada o si los tomates o el pescado están por las nubes. Actualmente sus prioridades son otras.

Tras repasar todos los puestos sale y se sienta a esperar. Paradójicamente cuando echan el cierre es cuando comienza a seleccionar su cena. Caducado, pocho o defectuoso son palabras que dejaron de tener significado para ella.

13 comentarios:

  1. También puede ser que los demás tengamos demasiados escrúpulos. Refalfiados que estamos, que se dice en mi tierra.
    La cruda realidad, que desde hace años viven muchos otros países, y peor.
    Salud

    ResponderEliminar
  2. ¿Y por qué entra? Eso es tortura china sumándose a lo duro de su vida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Joplin ése es el problema, que los demás nos hemos vuelto demasiado escrupulosos con determinadas cosas y se nos ha olvidado cómo estábamos hace algunos años. Como bien dices es la cruda realidad de muchos países, pero también lo es del nuetro. Todos los días hay gente que sobrevive gracias a las sobras de los demás.

    Luisa Hurtado quizás puede entrar para ver qué es lo que le puede quedar en su particular "menú" del día. La mente humana es demasiado compleja.

    Gracias a las dos por comentar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Esto lo llevo viendo yo desde hace años en los mercados de Murcia y en los contenedores de los supermercados.
    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  5. Este es uno de los síntomas más claros de la enfermedad que padece nuestra sociedad, la cantidad de productos, alimenticios o no, que consideramos basura cuando no lo es. Por otra parte consideramos humillante que una persona aproveche esos productos sin la necesidad o posibilidad de pagar por ellos. Qué triste. Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
  6. Amarga historia... y pero, real.
    Un saludo Miguel! Tocas con saña este tema!!
    Salud!!!

    ResponderEliminar
  7. Cualquier día, a este paso, la hacemos compañía.

    ResponderEliminar
  8. Torcuato ya lo comentaba yo antes. Esto no es algo de países tercermundistas, esto está pasando aquí.

    Pedro Alonso nos hemos vuelto unos señoritos, y lo peor de todo es que muchos no ven con buenos ojos que haya gente necesitada que tenga que estar comiendo gracias a lo que desechan los supermercados y demás. Yo creo que los que van allí no lo harán por gusto, sino más bien por necesidad.

    Saludos para los dos

    ResponderEliminar
  9. Sucede casi siempre me salen las historias amargas. No sé si tendrá que ver con mi situación actual o es que me salen así.

    Temujin la vida da muchas vueltas así que nunca se sabe por dónde vamos a tirar.

    Puck muy triste realidad por desgracia.

    Saludos para los tres. Gracias por pasar y comentar

    ResponderEliminar
  10. Cruda realidad para muchos en todo el mundo, porque en todas partes se cuecen habas...

    Besos mágicos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  11. Annie en todas partes cuecen habas y como suele decirse en algunos sitios, a calderadas.

    Te devuelvo esos besos llenos de magia.

    ResponderEliminar
  12. Para pocos escrúpulos los del ministro con sobreperso que sugiere comer yoghurts caducados... Me gustaba que sugiere en el primer párrafo de un mercado exuberante y el silencio del segundo al cierre de las paradas. Por eso: http://fragmentsdevida.wordpress.com/2013/05/10/retratos-de-espana-xxviii-el-sueno-de-un-hambriento/

    ResponderEliminar