jueves, 31 de marzo de 2011

Recursos humanos

A primera hora se encarga de mostrarte los sitios que quedan libres junto a la puerta del hospital. Después intenta venderte “La Farola” siempre con su cara más triste, independientemente de las noticias que incluya. Al caer la tarde monta su tenderete y te ofrece los últimos éxitos en música y cine.

Ni es aparcacoches, ni regenta un quiosco de prensa, ni sabría reconocer a Bardem o Bisbal, pero malvive con su pluriempleo callejero. Cada noche cuando se acuesta sobre los cartones y observa el cielo, huérfano de estrellas, se pregunta cuánto tendrá que esperar hasta encontrar la suya.


14 comentarios:

  1. MIGUEL:
    Esperemos que encuentre su buena estrella, porque la mala ya la tiene.
    Salu2 estelares.

    ResponderEliminar
  2. Pfff, cuanta gente hay así... me pregunto, por lo menos sigue teniendo esperanza cuando mira las estrellas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Dyhego la mala le acompaña desde hace tiempo y creo que va a tener complicado el desprenderse de ella. Ojalá me equivoque.

    Miguel Angle y yo. La verdad es que, visto lo visto, muchas veces nos quejamos de vicio.

    Anita creo que la esperanza la tiene. otra cosa es saber si le va a durar mucho o se le marchitará.

    Gracias por vuestras visitas y por vuestras opiniones.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Miguel, me encanta la implicación social de tus historias. Capturas la realidad en imagen y en concepto para crear relatos que por desgracia tienen poco de ficción. Este "recursos humanos" es una prueba de lo que digo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya...La cruda realidad. Me dio un escalofrío al leerlo.Lo vivimos día a día y ya ni nos paramos a pensarlo.
    Tus textos nos dan pellizcos para despertarnos aunque sólo sea un momento.
    Salud.

    ResponderEliminar
  6. Genial!

    Cai a tu blog y debo felicitarte por tu originalidad. Me gustan mucho los textos cortos, de hecho ultimamente se me dio por adoptar esa modalidad para escribir.

    Ya estás dentro de mis blogs favoritos!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Cada uno tenemos nuestra estrella unos buena, otros no tanto y algunos mala...

    ResponderEliminar
  8. Pedro Alonso la verdad es que estas historias son mis favoritas, y lo cierto es que son las únicas que no me cuesta crear. Me pongo a ello y salen solas. Lástima el trasfondo que llevan.

    Joplin, ¿te dio escalofríos? bueno, no pensaba qu epudiera llegar a tanto con estos micros, así que me alegra que me lo digas. Y si encima con ello consigo despertar conciencias, aunque sea temporalmente, más satisfecho aún.

    Saludos para los dos

    ResponderEliminar
  9. Pichi Voluntad Cero no sé si son originales o no, pero uno hace lo que puede. Me alegra que hayas caído por aquí. Eres bienvenido.

    Temujin pues por suerte o desgracia es así. Cada uno tenemos nuestra estrella pero unos tenemos más suerte que otros. Será cuestión de seguir buscando a ver si nos toca más de una.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Me gusta mucho Miguel. Muy muy bueno.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Sara NY. Me alegra que te gustara.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  12. Un bello y real relato, pero triste, muy triste, un pluriempleado que ni siquiera tiene un techo donde cobijarse. Estas cosas me hacen reflexionar y pensar que la vida es cruelmente injusta. Ojalá alguna vez encuentren su estrella.
    Un beso, Miguel.

    ResponderEliminar
  13. Irene siempre queda la esperanza de que algún día la encuentren. Lo peor de todo es que la historia que he contado sucede todos los días.

    Saludos

    ResponderEliminar