lunes, 7 de marzo de 2011

Ganarse la vida


La lista del paro continúa sumando nombres y mientras tanto las calles de las grandes ciudades, con prisa y sin pausa, siguen recogiendo a nuevos inquilinos que se mezclan con los habituales: estatuas humanas, manteros, cantantes, vendedores de mecheros, llaveros o flores, “perrifláuticos”, faroleros subsaharianos, lisiados de cuento, tullidos de corazón, músicos profesionales y simples aficionadillos, aprendices de poetas, trileros, malabaristas, titiriteros, mimos, pedigüeños profesionales, pintores de brocha fina, caricaturistas, chinos con su "palaguas", magos, repartidores de panfletos, minuteros, los compro-oro,... Todos ellos con un anhelo común, despertar una mañana y ver que al fin la vida les sonríe.

15 comentarios:

  1. Todos los artistas del teatro callejero. Esto es la libertad y la democracia.
    Un abrazo, Miguel

    ResponderEliminar
  2. ¿Quien no ha deseado alguna vez mejorar?

    ¡Un abrazo Miguel!

    ResponderEliminar
  3. Torcuato es una buena definición la que nos das: "teatro callejero". A diario me encuentro a muchos de ellos en mi camino al trabajo.

    Miguel Angel todos, sin excepción, queremos mejorar. Es de lo poco que nos queda.

    saludos para los dos

    ResponderEliminar
  4. Y les sonreira, no hay que perder la esperanza.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que sí Temujin. Muchos de ellos, espero que la mayoría, tirarán para adelante y algún día verán la vida de otro color.

    Saludos. Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  6. Si no llega la sonrisa, por lo menos que nos llegue la esperanza.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  7. Adivín Serafín llegará, seguro que llegará. Todo lo malo acaba.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. ¿Que sería la calle sin ellos?
    Quizás que vayan rotando (incluso puedo formar parte yo), pero me gusta la singularidad de cada uno, lo triste es que lo hagan por necesidad.
    Bicos Miguel.

    ResponderEliminar
  9. Carmela seguramente si no estuvieran ahí les echaríamos de menos. Y es que como tú dices cada uno de ellos aporta algo al conjunto de la ciudad.

    Bicos

    ResponderEliminar
  10. Teatro callejero? para teatro el tuyo, el de la ignorancia, necedad y arrogancia. A recoger patatas te ponía.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo no sé si lo dices por el comentario de Torcuato o por mí pero te remito de nuevo al primero de los comentarios: "Todos los artistas del teatro callejero. Esto es la libertad y la democracia"

    ResponderEliminar
  12. En efecto me refería a Torcuato. Supongo alguien distante de la calle, del "teatro" y de la vida en todo su explendor, a fuera en la calle, viva como el fuego y como reflejo de la sociedad real.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo yo no creo que esté dicho de forma despectiva su comentario pero bueno está claro que todo es opinable e interpretable.

    Saludos Anónimo.

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno, me encanta la foto, el hambre agudiza el ingenio.
    Una pena el trasfondo del relato, ojalá terminase el paro de una vez.
    Besos, Miguel.

    ResponderEliminar
  15. Irene el de la foto suele ponerse en Gran Vía, a la altura de Callao. Hace un tiempo hice una entrada sobre ellos en el otro blog, seguro que tú la leíste.

    Lo malo como tú dices no es el de la foto sino el trasfondo del relato.

    Saludos

    ResponderEliminar