miércoles, 16 de marzo de 2011

La vida a sorbos


Se amaron durante horas hasta saciarse. Entonces ella sacó el cava reservado para la ocasión, había llegado el momento. Bebieron con ansia la primera botella, descorcharon otra y siguieron bebiendo.

Ella fue la primera en dar muestras de que el final se acercaba. A los pocos minutos sus ojos se cerraron y su rostro comenzó a desdibujarse. Él la abrazó y esperó su turno.

Cuando amaneció ambos yacían inmóviles.

Horas después ella despertó resacosa, él nunca más lo hizo. Hoy ella tiene cuatro ceros más en su cuenta corriente y un cero a la izquierda menos en su vida.


16 comentarios:

  1. Muy buen texto, hay pistas sobre lo que va ocurriendo en la historia a lo largo de todo el texto "cava reservado para la ocasión" "el final se acercaba" "esperó su turno" "un cero a la izquierda menos en su vida" Bien narrado, con su pieza en cada sitio.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta el efecto de que sólo al llegar al final todas las pistas de las que habla Maite desvelan su verdadero significado. Muy buen relato, Miguel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Maite no siempre se consigue pero me alegra de que para ti todo haya quedado cuadrado.

    Pedro Alonso me reitero en el comentario anterior ya que algunas veces se intenta que quede así pero luego al leer los comentarios se ve que las cosas no estaban tan claras como uno creía.

    Adivín Serafín gracias por tus palabras.

    Saludos para los tres. Gracias por pasar y comentar.

    ResponderEliminar
  4. Hay brindis muuuy peligrosos. Al menos se fue feliz
    Saludillos

    ResponderEliminar
  5. Pues me ha gustado mucho Miguel, aunque tengo un perito (un pero pequeñito :-) parece que ambos bebieron de la misma botella y también parece que ella lo tenía previsto... Mmm ¿algo que había sólo en su copa quizá? ese pequeño detalle me hizo dudar y volver sobre el texto, por lo demás está estupendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Puck este brindis para uno fue el último. Eso sí se fue satisfecho para el otro mundo, aunque no sé si eso le servirá de consuelo. ¿Las penas con pan son menos penas? Saludillos

    Rocío es cierto, los dos bebieron de las mismas botellas, pero vosotras sois lo suficientemente listas para conseguir que en sus copas no hubiera exactamente lo mismo. Besos para ti.

    ResponderEliminar
  7. Muerte a polvos, como las cucarachas...

    ResponderEliminar
  8. Lo sabía, el veneno estaba en su copa...

    Muy bueno Miguel, siempre es un placer leerte.

    Besos mágicos

    ResponderEliminar
  9. Temujin agudo como siempre. En este caso los polvos le vinieron por partida doble.

    Annie bien visto. Para mí siempre es un placer verte por aquí.

    Saludos para los dos

    ResponderEliminar
  10. O sea, que se lo cargó.

    Al menos lo hizo glamorosamente:)

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Ella sabe latín.
    Quién será el próximo?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. TriniReina me da mí que ese fue el final. Eso sí le dio una buena despedida antes de mandarle al otro mundo. Saludos.

    Toro Salvaje está estudiándolo. Pero no lo dudes, habrá un siguiente. Saludos.

    Gracias a los dos por pasar y comentar

    ResponderEliminar
  13. Cava reservado para la ocasión.
    Un abrazo, Miguel

    ResponderEliminar
  14. Genial, Miguel, el final me encanta, un cero menos a la izquierda!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Torcuato un cava de sabor y efectos inolvidables para algunos.

    Anita Dinamita ¡hay tantos ceros a la izquierda en la vida! De vez en cuando no viene mal quitarse alguno de ellos, aunque creo que hay métodos menos severos que el que por aquí se muestra.

    Saludos

    ResponderEliminar