jueves, 11 de noviembre de 2010

Vicios que matan de hambre

Carmen saboreaba su café, repasaba la lista de la compra y calculaba qué compraría y qué dejaría para otro día. Dio a la palanca y eliminó bollos, cervezas y otros caprichos. ¡A cuidar la línea! Otra vez la palanca, repasó la lista, y lo que quedaba ya no daba para carne y pescado. No importaba, las frutas y verduras son salud. Aporreó los botones y desaparecieron azúcar, sal y aceite. ¡Qué caro está todo! Golpeó desesperada la máquina y dijo adiós a pan, huevos, leche,... Rebuscó sin éxito dinero para el café y salió del bar sin hacer ruido.

18 comentarios:

  1. Es que el café, según donde vivas, está muy caro!!! aquí todavía está a 60 céntimos, un lujito!!!
    Seguro que hay muchas personas dejando el café y muchas otras cosas por el camino
    Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  2. Otro bofetón social que no me deja impasible. Buen texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. MIGUEL:
    Algo tan fácil y sencillo como llevarse algo a la boca... qué difícil puede llegar a ser.
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. He conocido de primera mano 3 casos como el de tu protagonista. Al final, ellas quisieron salir de aquel pozo y salieron.

    ¡Un abrazo!

    Miguel

    ResponderEliminar
  5. !Que bueno eres!!!!!
    Genial tu forma de expresar situaciones tan dramáticas.
    Un biquiño muy grande.

    ResponderEliminar
  6. Anita Dinamita dónde está a 60 céntimos. Avísame que voy para allá. Abrazos

    Maite ya sabes que estoy encasillado en estos temas. Besos

    Dyhego sobre todo si haces todo lo posible para que ese algo realmente no llegue a tu boca. Salu2

    anapedraza (Miguel) pues esa es la mejor noticia que se puede dar. Un abrazo.

    Carmela muchas gracias por tus palabras, aunque me temo que aun me queda muuuuucho por recorrer. Bicos.

    ResponderEliminar
  7. Ciao Miguel, te he conocido por una amiga común, Rosa de Valencia.
    Me han encantado tanto las fotos como los relatos; me parece extraordinario que con tan pocas palabras captes la atención del lector.
    Un saludo, te seguiré.
    SASA

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por tus tres buenos blogs!, una maravilla.
    Te visitaré más a menudo para no perderme nada :)
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  9. Miguel he sentido una pena infinita al leer este post. Lo más triste es que hay muchas personas en idéntica situación...

    Besos brujos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Sasa, Raquel, seréis bienvenidos siempre por aquí. Os espero.

    Annie muchas más de las que nos creemos. Besos

    P.D. La llegada de comentarios para esta entrada ya ha parado y me quedo con la sensación de que no se ha entendido este micro. Todo el mundo sabe que implica una situación dramática pero no acabo de tener claro que se sepa el porqué.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. El cafe te pone nervioso, pero en caso de necesidad yo invito...

    ResponderEliminar
  12. Creo que nos lo tendrás que explicar...

    Besos brujos

    ResponderEliminar
  13. Temujin aceptamos la invitación (la señora del micro y yo).

    Annie el micro habla de una mujer que mientras va repasando la lista de la compra va jugándose el dinero del que dispone en una tragaperras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Una pena esas malditas máquinas, a mí me angustia ver la desesperación con la que algunas personas juegan y juegan, me parece terrible, mi madre tuvo una época de esas y para mí fue una pesadilla.
    Besos, Miguel.

    ResponderEliminar
  15. Pues no lo había pillado, y mira que me quedé con lo de la palanca pero pensé que era metafórico!!!
    Jo, qué fuerte!!!
    El café en La Palma está a 60 céntimos y con leche condensada :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Irene yo por suerte no lo he vivido demasiado de cerca, aunque gente a la que le tengo alg´ñun aprecio sí que está metido de lleno en ese mundillo y es bastante triste la situación.

    Anita Dinamita quizás no di las pistas suficientes. Creo que antes me pasaba y ahora me quedo corto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Desde luego te felicito por tu manera tan sencilla y eficaz para que en tan pocas palabras seas capaz de transmitir una historia tan triste.

    ResponderEliminar
  18. Tiovivo se hace lo que se puede, sólo estoy empezando, pero desde luego comentarios como el tuyo animan a seguir en ello.

    Saludos

    ResponderEliminar