martes, 30 de noviembre de 2010

Una cena inolvidable

Cuando Nicolás supo que Jimena le engañaba decidió solucionarlo cuanto antes, y al día siguiente preparó una cena romántica para reconquistarla. Al llegar a casa ella quedó maravillada: una vela alumbraba el salón, sonaba su canción favorita e incluso él había preparado la cena. Aunque el vino estaba caliente y la carne algo cruda Nicolás consiguió su objetivo. Al preguntarle a qué se debía aquello Nicolás respondió: “Aunque me engañas espero que desde hoy todo cambie. Como no deseo perderte he querido que te saciaras de él. Ahora sé que nunca más le verás ni volverás a comer carne”

12 comentarios:

  1. Presiento que Jimena se va a llevar un disgusto...

    ResponderEliminar
  2. Noooooooooooooooooooooooooooooo
    Un final brutal y desconcertante. Me encantó!!!!!!

    Besos brujos

    ResponderEliminar
  3. Miguel, el final es perfecto, me he quedado así :O
    con cara de horror!!!
    Hay hombres con los que mejor no jugar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que bueno! Vaya final!
    ¿Me dejarías ponerlo en mi Mención especial?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Muuuy bueno, aunque no sé por qué esa foto no me resulta apetitosa

    ResponderEliminar
  6. jeje con lo majete que parecía al principio...
    Saludillos

    ResponderEliminar
  7. Temujin presiento que vas por el buen camino.

    Annie supongo entonces que no lo esperabas, cosa que me alegra porque como ya he dicho otras veces lo ideal es hacer un giro al final que descoloque al lector.

    Anita Dinamita nunca sabes con quien te acuestas hasta que no ves cosas como estas. No tienes nada más que ver lo del niño en la maleta de Mahón. Espeluznante y horrible.

    Saludos para todos y gracias por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  8. Su eso ni se pregunta, es todo tuyo. Ya me dirás.

    Juan Vásquez cuando me lo comí sí que lo era, pero viendo la situación actual comprendo que haya dejado de serlo.

    Puck una vez más, por suerte o desgracia, las apariencias engañan.

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  9. Me iba a comer ahora...

    Acabo de perder el apetito.

    Miguel

    ResponderEliminar
  10. No te fies cuando cocina quien nunca lo hace, muy bueno el final. Saludos

    ResponderEliminar
  11. anapedraza (Miguel) siento hjaberte fastidiado la comida, mejor no pensarlo.

    Ligeia tienes toda la razón. Siempre se ha dicho que hay que llevarse bien con los cocineros porque ellos son los que te dan de comer.

    Saludos para los dos y gracias por vuestras opiniones.

    ResponderEliminar
  12. Este microrrelato ha tenido el honor en aparecer el la revista argentina "Evaristo cultural".

    Os dejo el enlace por si querési echarle un vistazo:
    http://www.evaristocultural.com.ar/columna_gatti.htm

    ResponderEliminar