jueves, 25 de noviembre de 2010

Campanadas

Treinta grados, una intensa punzada en el pecho y el reloj del vecino eran el cóctel perfecto para no pegar ojo. Nada más acostarse comenzó: dong, dong... Mecánicamente fue contando: las doce.

Se revolvió, intentó concentrarse, pero comenzó de nuevo: dong, dong..., ¿doce? Antes de poder asimilarlo repitió otra vez la misma hora: dong, dong... Después de cinco años estaba fallando.

El desasosiego se apoderó de él cuando tras sentir un fuerte y seco pinchazo el cansino soniquete se transformó en un tétrico repiqueteo. No sabía mucho sobre el tañer de las campanas, pero esta vez tocaban a muerto.

9 comentarios:

  1. La caída del campanero de Notredame...
    Me ha gustado tu relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No estaba pensando en él Bicefalepena pero lo que cuenta es que a ti te haya gustado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gustó. Pensaba que la foto sería del reloj de la puerta del Sol aunque confieso que tengo debilidad por la Plaza Mayor de Madrid y también me gusta la imagen. Saludillos con morriña

    ResponderEliminar
  4. Algún día me pondré a contar las 99 palabras :)
    Lindo,como siempre.
    Biquiños.

    ResponderEliminar
  5. Puck lo pensé pero al final me decidí por esta foto que tenía almacenada del año pasado. Me gustaba la imagen de todos esos hombres de negro soplando ideas a la gente. Saludos.

    Carmela ahí las tienes. Te aseguro que hay 99, no sé hasta cuando seguiré con esto pero me he encabezonado con ello. Estoy pensando en llegar hasta fin de año, hasta las 100 entradas o seguir hasta el final. Ya veré. Bicos.

    ResponderEliminar
  6. ¿Se oirá después de muerto?, ¡qué miedo!, pero me parece divertido, yo y mis contradicciones.
    Me encanta la foto.
    Besos, Miguel.

    ResponderEliminar
  7. anapedraza (Miguel) 99 veces gracias.

    Irene prefiero no saberlo aún, mejor esperar otro poco más.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, Miguel.
    Lo que comenta Carmela de las 99 palabras es un reto que te impusiste bastante duro. De momento no se a sentido en la calidad. Llevas un nivel bastante alto.
    La idea de seguir hasta cien entradas está bien. A partir de ese momento podrías renombrar el blog o hacer otro para no tener que limitarte en cuanto a número de palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar