miércoles, 9 de febrero de 2011

Doble juego.

Al terminar el discurso de la ministra de Sanidad exclamó: "Maldita zorra". Dio una última calada a su habano y arrojó al suelo los papeles de la mesa del despacho.

Después, en su comparecencia de prensa aseguró estar harto de que este Gobierno inepto prohibiera todo aquello que procuraba felicidad a sus conciudadanos.

Lo que realmente sentía, y no contó, era que con la excusa del bien de los demás esa jodida puta estaba arruinando tanto su presente como su futuro. Quizás sus plantaciones de Extremadura pudieran adaptarse a nuevos negocios pero lo de la funeraria no tenía solución.

1 comentario:

  1. Este microrrelato le tenía completamente olvidado pero, con alguna modificación, fue uno de los tres que presenté al Vendaval de Micros 2010.

    Quizás era el que menos me gustaba y a la vista de los comentarios (¿?) creo que los cambios tampoco le han hecho ganar mucho.

    ResponderEliminar