lunes, 7 de febrero de 2011

Cabriolas

Aunque sus mejores años ya pasaron las circunstancias obligan a seguir todavía en la calle. Nada es como antes ya que a sus muchos años hay que añadirle tanto su pésimo equilibrio como el miedo a las alturas. Sin embargo, cada vez que escucha aquellas notas su cuerpo hambriento consigue una vez más alcanzar el último peldaño.

Al finalizar el número su compañero de fatigas, vestido de flamenca, pasa el platillo pero nada saca, ni siquiera aplausos, sólo indiferencia.

“La flamenca” recoge el organillo y ella, acompasando su caminar con un lastimoso balido, le sigue hasta el próximo barrio.

11 comentarios:

  1. No está el horno para bollos...

    Miguel

    ResponderEliminar
  2. Pues vaya desde aquí una sonrisa y un aplauso
    Saludillos

    ResponderEliminar
  3. Con lo que me gustaba a mí salir al balcón para ver bailar a la cabra... Me gustó el detalle de que repita y repita a pesar del equilibrio y el miedo a las alturas. Es la imagen de la actualidad, y lo que nos queda, porque a ver quien sube al último peldaño a los 67 ;-)
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho. El título queda perfecto. ;-)

    Besitos,

    Sara

    ResponderEliminar
  5. anapedraza (Miguel) ¿por qué lo dices? ¿por lo del paro? Habrá que tomárselo con sentido del humor, al menos en lo que se refiere a estos micros, es lo único que nos queda. Un abrazo.

    Puck se acepta tu sonrisa y tu aplauso. Lo del dinero lo dejamos para otro día. Saludillos.

    Rocío yo también tengo esos recuerdos, y la verdad es que son gratos. Repasando fotografías el otro día me encontré la cabra y de ahí me vino la idea para el micro. Por cierto, muy acertado tu paralelismo con la realidad en la que actualmente vivimos.

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Sara el título iba a ser piruetas, o lago similar, pero al final caí en lo de las cabriolas y creí que le iba mejor.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  7. Pobre animal, obligado a hacer sus cabriolas a pesar de sus muchos años. Un texto que a pesar de su imagen "añaja" resulta muy actual en muchos sentidos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Show must go on (hasta para los pequeños artistas callejeros).

    ResponderEliminar
  9. Maite la necesidad es lo que tiene, no entiende de edades.

    Malena si quieren seguir sobreviviendo no les queda otra que continuar en el tajo.

    Un abrazo para las dos.

    ResponderEliminar
  10. Es lo que ocurre cuando se retrasa la edad de jubilacion.

    ResponderEliminar
  11. Temujin pues entonces a ver si se aplican el cuento los que nos la han subido. Seguro que no lo harán.

    Saludos

    ResponderEliminar