jueves, 16 de diciembre de 2010

Vocación por amor

Cuando vi a Martina por primera vez supe que era la mujer con la que quería pasar el resto de mis días. Según fui conociéndola todos mis pensamientos se confirmaron, era ella. Cuando decidí pasar de amigo a algo más me dejó bien claro lo que buscaba, y me aseguró que no pararía hasta encontrarlo: “busco un hombre ingenioso, que no se ande por las ramas, capaz de simplificar cualquier complejidad, que me ofrezca una relación intensa y me sorprenda en cada momento” Tras oír todos los requisitos tuve claro el camino a seguir y empecé por hacerme microrrelatista.

10 comentarios:

  1. Genial, Miguel! pensé que iba a pasar de ella... yo creo que la vocación estaba, ella solo la llamó.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hay vocaciones, tan internas, que sólo pueden ser descubiertas cuando algo muy íntimo las remueve, como la vocación de escritor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Uno nunca sabe quién o qué nos llevará a nuestra cita con el destino...
    Felicidades y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado. Yo también pensé que salía huyendo. Y resultó?
    Saludillos

    ResponderEliminar
  5. Anita Dinamita no sé cómo acabarán pero al menos, para empezar, él lo va a intentar.

    Maite la mía era demasiado interna, y me han costado muuuuuchos años para encontrar parte de ella.

    Temujin estamos en ello.

    3ENRIQ3 pues tienes razón, nadie sabe por dónde seguirán nuestros pasos. Es lo bueno, o lo malo, según para quién, que tiene todo esto.

    Puck habrá que esperar a la segunda parte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Que tierno. Una vocación llamada por el amor...

    Besos brujos

    ResponderEliminar
  7. anapedraza (Miguel) algunas veces es mejor no decir nada.

    Annie me ha quedado tierno como tú dices. De vez en cuando hay que cambiar el registro, tampoco es cuestión de encasillarse en los temas a tratar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. El destino es el destino, ella buscaba lo que él tenía, fuese lo que fuese. Muy bonito.
    ¡Enhorabuena Miguel!
    Un beso.

    ResponderEliminar