martes, 12 de septiembre de 2017

Entomólogo



4 comentarios:

  1. Y van a seguir revoloteando por un buen rato. Es lo más triste o lo más bonito de todo.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  2. Precioso post. Con alas o seis patas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Siempre nos queda el suicidio, para dejar de sufrir y que lo hagan otros.
    O continuar hacia adelante, aún cuando no haya nada hacia dónde ir.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar