domingo, 24 de septiembre de 2017

El tío Florencio


La tía Margarita lleva meses sin salir de casa. El tío Florencio, más osado, se sienta en la puerta de casa y desde su silla controla las bocacalles. Nadie sabe qué les pasa, ni osan preguntar, porque junto a su asiento descansa una escopeta. Cuentan que temen que, al cambiar dictadura por democracia, alguien quiera saldar cuentas. Al principio Florencio esperaba con mirada fiera y dientes apretados pero ahora, desmejorado y ojeroso, está ahogado por los remordimientos. Esta tarde ha cambiado escopeta por bastón y ha salido a pasear. Desea que hoy sea el día y cerrar, cuarenta años después, deudas pendientes.

2 comentarios:

  1. Me gusta mucho el uso de esta foto. Yo he seguido igualmente la iniciativa de bicnarnajablog y he hecho dos micros. Pero este tuyo, de cuarenta años a la espera me ha encantado

    Un abrazo

    ResponderEliminar