miércoles, 26 de octubre de 2011

El regalo


Aunque era la noche de Reyes no deseaba regalos como el que tenía entre sus manos. Lo miró con desdén durante unos segundos, lo envolvió, salió a la calle y lo depositó en el primer contenedor que encontró. Luego se acostó hasta que el timbre interrumpió su sueño. Fue la última vez que pudo dormir varias horas seguidas. Desde entonces la pena y los remordimientos eternizan sus días en prisión.
A pocos kilómetros otra mujer disfruta de su vigilia. Y es que para ella nada hay más placentero que pasar la noche en vela cuidando de su recién llegado.


16 comentarios:

  1. Me gustaron estas dos historias cruzadas, con un hilo conductor que sólo se insinúa, que no se nombra explícitamente.

    ResponderEliminar
  2. Lo he releído tres veces.
    Me gusta que me hagan pensar para que no se atrofien las neuronas.

    Realmente ingenioso.

    Me quedo por aquí Miguel Angel.

    Un saludo de :
    Laura.
    http://demispalabrasylasvuestras.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la manera en que lo has contado, está ahí, pero no hace falta nombrarlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Lo que unos no quieren hace la felicidad de otros.
    Me ha encantado como lo has contado...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Muy muy fuerte sin realmente explicitar nada. Me encantó.

    ResponderEliminar
  6. Una realidad terrible contada sin contar. Espléndido. Un saludo. Mar Horno

    ResponderEliminar
  7. Muy sutil y muy elegante ese entrecruzar de vidas y la vida en su misma.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta el micro pero debo criticar el uso de la imagen porque supone un engaño para el lector.
    Un fuerte abrazo,
    P

    ResponderEliminar
  9. Victor se trataba de eso, de insinuar sin decir. Aunque creo que queda suficientemente claro.

    Laura eres bienvenida. Puedes quedarte cuanto te apetezca.

    Elysa es algo que está ahí. De hecho la historia me surgió el día anterior al leer una noticia en el periódico.

    Rosa al menos en este caso hubo otros que sí lo quisieron. En otros casos no hay tanta suerte.

    Saludos para todos. Un placer leeros.

    ResponderEliminar
  10. Cybrghost hay que ver lo jodidamente dura que es la vida para algunos.

    Gracias Mar. No siempre se consigue.

    Luisa por suerte el cruce, en este caso, condujo a un buen final.

    Pablogonz hay otras veces que me decías que la imagen daba demasiadas pistas sobre la clave del micro. Intentaré afinar más la próxima vez.

    Saludos para todos

    ResponderEliminar
  11. Bravo Miguel. Aprovecho y los invito a que pinches en www.evaristocultural.com.ar y lean los BLOGattis.

    ResponderEliminar
  12. Miguel me ha encantado. Eres un genio contar todo lo que has dicho en tan pocas palabras.

    ResponderEliminar
  13. osé María le echaré un vistazo con tiempo. Seguro que merece la pena. Saludos.

    Marta qué alegría leerte por aquí. Me alegra que te gustara. Disfruta del día. Saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡ FABULOSOOOOOO!!!!!!!

    Un texto impecable. Mis más sinceras felicitaciones.

    ResponderEliminar
  15. Crudo, pero muy bueno...

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias a los dos por vuestras palabras. Un placer.

    ResponderEliminar