martes, 20 de septiembre de 2011

La vida en cenizas

Raquel ha vuelto al huerto. Hace tiempo que Juan la dejó, pero sigue bajando porque allí está todo lo que queda de él. Cuando comprendió que lo había perdido tiró todas sus cosas; sabía que aquel último beso siempre les acompañaría. No fue su beso más apasionado pero sí el más dulce. Sabe que a pesar del frío y la rigidez de su rostro él se lo llevó cuando su cuerpo quedó hecho cenizas. Así cada agosto, sentada bajo la sabina, recoge los tomates, los paladea parsimoniosamente y disfruta en ellos, bocado a bocado, el sabor de su Juan.

17 comentarios:

  1. Agggggg!!! Que macabra.
    Me ha gustado mucho.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. A mi me parece una forma muy bonita de acordarse de él.

    ¡Felicidades, nos levantas del asiento!

    ResponderEliminar
  3. Curiosa forma de interiorizar la pérdida ;)

    ResponderEliminar
  4. Qué buena manera de recordar.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Uff! ¡Vaya manera de llevar la pérdida!

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Rosa un poquito macabra sí que me ha quedado, aunque que conste que no era mi intención.

    Miguel Angel todo un halago tus palabras.

    Maite cada persona es un mundo y Raquel no encontró mejor forma de seguir disfrutando de Juan.

    Saludos para los tres. Gracias por opinar.

    ResponderEliminar
  7. Cybrghost me alegro un montón de que te guste.

    Javier Domingo el romanticimso puede ser a veces enrevesado.

    Elysa como ya he dicho antes ella buscó una forma de seguir disfrutando de él, a pesar de haberle perdido.

    Saludos para los tres. Muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Qué hacer con las cenizas de alguien me ha parecido siempre muy complicado. Tú solución me gusta :-)
    Saludillos

    ResponderEliminar
  9. Sobre la manera de recordar a un ser querido no hay nada escrito. Y si a la protagonista le sirve, adelante. jajajjaa

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  10. Puck pues si al menos el micro le ha servido a alguien para tener una posible solución a este hecho tan dramático bienvenido sea.

    No Comments como bien dices este asunto es cosa de cada uno, y ninguno somos quién para juzgar qué hacer en situaciones como ésta.

    Gracias a los dos por vuestros comentarios. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Precioso... comerse un tomate con ese sabor dulce del recuerdo y amargo de la tristeza. Eso sin duda tiene que alimentar el alma. Aunque los primeros gazpachos sepan a lágrimas
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  12. Para precioso tu comentario Anita. No tiene desperdicio (al igual que los tomates que se toma Raquel)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Esto me recuerda a una película.
    Pero mucho más dulce, con más amor...

    ResponderEliminar
  14. Primo me encanta el relato y la foto de la noguera de la huerta también, jejeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Relato tierno y macabro a la vez,me encanta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. ¿Te acuerdas del nombre de la película Imilc? Tengo curiosidad por saber cuál es ya que te aseguro que esta historia es completamente inventada. Eso sí, me inspiró una muerte reciente de una persona cercana.

    Adrián ya sabes de dónde es esa noguera.

    David he intentado que tuviera el punto justo de cada uno de los dos.

    Saludos para los tres.

    ResponderEliminar