jueves, 1 de septiembre de 2011

Amor dormido

Su incomunicación era total. Aunque se querían no conseguían demostrárselo y sólo al dormir sus cuerpos entraban en contacto. Acurrucados, en posición fetal, dormían como si fueran uno solo. Pero esa unión, que durante horas les fundía, desaparecía al despertar.

No sabían ni cuándo ni cómo comenzó pero sí que estaba dañando su relación; ellos se querían con locura y no deseaban que su amor desapareciera.

Incapaces de hablar para intentar buscar una solución, hace unas semanas han comenzado a tomar somníferos. Cuando dejen de afectarles ya han previsto el siguiente paso: nunca más se levantarán de la cama.


15 comentarios:

  1. Final sorprendente y doloroso.
    Sin embargo... para llegar a tomar juntos esa decisión y tener claros los pasos a dar, habrán hablado, ¿no?, ¿no sería mejor seguir por ese camino?

    ResponderEliminar
  2. Luisa Hurtado hay veces que se llega a un punto sin retorno y la cabezonería puede con todo lo demás.

    Citizen_0 a ver quién dice lo contrario.

    montse lástima que no podamos preguntárselo. como suele decirse supongo que se querían a su manera.

    Gracias a los tres por vuestros aportes. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es una decisión un poco radical, peor eso demuestra lo importante que es para ellos su amor.

    ResponderEliminar
  4. Cybrghost par algunos el amor está por encima de todo.

    De todas formas la última frase puede ser interpretable. Según se mire.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Dormir es el momento en el que estamos más indefensos y el inconsciente puede buscar el abrazo que no cree necesitar cuando está despierte. Me gustó.
    Saludillos
    Puck

    ResponderEliminar
  6. La incomunicación es el primer motivo para la ruptura.
    ¿De qué sirve la fusión de cuerpos si no la hay de palabras?
    Una que no cree en el amor sin sonido.
    Un biquiño y muy profundo tu entrada, como siempre meniño.

    ResponderEliminar
  7. Y a mí me gustó tu explicación Puck. Me parece muy acertada.

    Carmela supongo que lo de la fusión no lleva a ningún sitio. Tú explicaste perfectamente cuál es el camino a seguir.

    Besos para las dos. Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  8. La incomunicación: uno de tus grandes temas, Miguel.
    Abrazos fuertes,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  9. Pablo Gonz tienes razón. Es un tema al que vuelvo en repetidas ocasiones. Quizás sea simplemente el reflejo de gran parte del mundo que nos ha tocado vivir.

    Un abrazo para ti. Salud.

    ResponderEliminar
  10. Uyy que triste... y caprichosamente real.
    Me re gustó.

    ResponderEliminar
  11. Miguel, me gusta la idea de recurrir al sueño -y a los somníferos- para recuperar lo que no pueden vivir despiertos. Por otro lado, la historia se vuelve densa porque se repite lo mismo, aunque con otras palabras. Siento que falta redondear la historia. Una opinión muy personal.

    Saludos.,

    ResponderEliminar
  12. Danik tú lo has dicho.

    Gracias marianela

    Como siempre agradezco tus sinceros comentarios. Me sirven y mucho.

    Saludos para los tres.

    ResponderEliminar