martes, 26 de julio de 2011

Discordantes


Ella era militante activa del PP, él uno de esos desencantados de izquierdas. Él, abonado del Atleti, a ella le tiraba más el blanco. Ella, seguidora de los 40 principales y del pop anglosajón, a él se le erizaba el vello escuchando el riff de “Smoke on the water”. Él, agnóstico reconvertido, ella creyente convencida. A ella le gustaban los toros, él hacía tiempo que dejó de hacer chistes con lo de su pasión por las corridas. Él fue viendo cómo su amor se iba difuminando, ella tenía el “difuminador”. El mataría por ella; ella le mató a él.

14 comentarios:

  1. Estupendo micro de contrastes Miguel y me gustó muchísimo la foto. Lo que yo cambiaría es el uso de mayúsculas en la palabra "pasión" creo que no es necesario, el lector se da cuenta igual porque ya pone que hacía chistes y da sensación de que estás tratando de explicarlo ¿no crees?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy buena revisión de las relaciones a través de los elementos diferenciadores. Me ha gustado como se se van escalonando hasta llegar a la resolución final. 99 abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Vamos que tú no eres de los que creen en que los opuestos se atraen :-)

    ResponderEliminar
  4. Realmente no tenían nada en comun...

    ResponderEliminar
  5. Compartían una vida superguay, te lo juro, yo los conocí. Eran supersuperguays, te llenaban de detalles. Imagínate que a mi me confesaron su amor.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  6. Hombre Miguel, siempre podrían haber encontrado un territorio común pese a sus diferencias...salvo para la última, claro.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Muy sabinero... porque amores que matan nunca mueren...
    Saludillos

    ResponderEliminar
  8. He estado unos días fuera y no he podido responder a vuestros comentarios ya que casi me he desenganchado de todo esto por completo. Ahora, que durante unos días vuelvo a la normalidad, me pongo a ello.
    ----

    Rocío Romero gracias por el apunte. Hice que me lo corregieron en cuanto leí tu comentario. Es lo que tiene el dejar las cosas programadas. Por cierto la foto está tomada en la calle Embajadores hace un par de meses. No sé si seguirá por allí.

    Maite éste ha sido uno de los microrrelatos que habrían dado para más de las 99 palabras pero el autolimitarme creo que en este caso ha venido bien para contar lo que quería sin demasiados detalles.

    Besos para los dos. Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Cybghost depende de lo opuestos que sean. En este caso creo que es un caso límite y en situaciones como éstas es complicado que la relación pueda funcionar, aunque supongo que la realidad supera a la ficción.

    -----

    Elysa acabaron como tenían que acabar. Como ya he dicho antes con relaciones así no había otro final posible. Bueno, quizás la última frase sobra, y sí pueda darse de otra manera pero el que acaban mal estaba claro.

    ---

    Saludos para los dos. Gracias por dejar aquí vuestro aporte en forma de comentario

    ResponderEliminar
  10. Adivín Serafín pues cuando quieras me los presentas, aunque sea por separado. Sería bueno ponerles cara.

    ---

    Ángeles supongo que cuando comenzaron su relación sí tenían un territorio común, pero la convivencia y todo lo que les separaba debieron acabar con él.

    ---

    Puck ya sabes que el rollo sabinero me encanta."Y morirme contigo si te matas , y matarme contigo si te mueres..."

    ---

    Gracias a los tres por comentar.

    ResponderEliminar
  11. Vaya pareja de dos, que diría mi abuela. Me gustó el micro, Miguel.

    ResponderEliminar
  12. Prosa delicada y un final demoledor. Te cuento que me ha encantado!

    ResponderEliminar
  13. Yo soy él salvo por lo del atleti y porque sigo vivo, creo.

    ResponderEliminar
  14. enmalestado y a mí me gusta que te gustara lo de la dichosa parejita.

    Patricia Nasello pues si ha sido así me doy por más que satisfecho.

    deproio en cuanto a lo del Atleti aún estás a tiempo, tampoco se vive tan mal. Te lo digo por experiencia. Sobre lo de vivo o muerto me temo que poco podemos hacer todos. Tarde o temprano llegara. Esos sí, esperemos que sea muuuuuuuy tarde.

    Saludos para los tres. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar