sábado, 24 de abril de 2021

Tribulaciones de un mirlo (Día 114)

TRIBULACIONES DE UN MIRLO

Se asoma de nuevo a la pajarera, comprueba que nada ha cambiado y vuelve a posarse meditabundo. Lleva días sin probar bocado. Los insectos y los frutos que antes tanto le deleitaban, ahora se han vuelto insípidos. Sus canciones suenan tristes y desafinadas, su árbol le parece un ridículo arbusto, e incluso su hogar, que antes le parecía un vergel, hoy lo ve como un simple vertedero. Aunque para otros su situación sería señal de máxima fortuna, se siente el mirlo más desgraciado del mundo. Su orgullo de macho no acaba de digerir ese plumaje blanco de su retoño.


1 comentario:

Lo que aquel verano me dejó

 Esta es mi segunda aportación al concurso de Zenda #elveranodemivida LO QUE AQUEL VERANO ME DEJÓ Tras muchas noches de nervios, apuntes su...