lunes, 5 de abril de 2021

Racionando el hambre (Día 95)

 RACIONANDO EL HAMBRE

Hace una semana volvieron a recogerlo moribundo del banco donde suele dormir. Aunque esta vez no fue el aguacero, ni la ansiedad ni el frío, tampoco el vino peleón. En el hospital además de cuidarle, han aseado sus barbas a lo Valle-Inclán, limpiado esa roña que era como una segunda piel y sobre todo le han quitado el hambre.

Ayer, al darle el alta, ha recibido mil recomendaciones de los médicos para que cumpla las tres comidas diarias. Él, resignado, ha prometido intentarlo. Hoy, ha dividido en tres partes el café y el bollo que ha mendigado para desayunar.

1 comentario:

Lo que aquel verano me dejó

 Esta es mi segunda aportación al concurso de Zenda #elveranodemivida LO QUE AQUEL VERANO ME DEJÓ Tras muchas noches de nervios, apuntes su...