martes, 27 de abril de 2021

Donde se mata y se muere (Día 117)

 DONDE SE MATA Y SE MUERE

Cada noche despierta sobresaltado. En su pesadilla él va reptando y esquiva las balas hasta visualizar el objetivo. Entonces enfoca, apunta y dispara varias ráfagas sin titubear. Impasible ante los gritos del niño que clama ayuda, captura la última fotografía casi a  quemarropa. Ese último fogonazo que encierra horas de espera, minutos de riesgo y segundos de duda, le conduce hasta los premios, los informativos, la fama… Aunque nada compensa el olor a sangre y metralla que siempre lo acompañará. Él quiere creer que solo era un observador, pero a todas horas revive llorando las imágenes de su cámara.

1 comentario:

  1. Esa imagen, aunque valga la pena, tal vez le produzca más pena que gloria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Lo que aquel verano me dejó

 Esta es mi segunda aportación al concurso de Zenda #elveranodemivida LO QUE AQUEL VERANO ME DEJÓ Tras muchas noches de nervios, apuntes su...