jueves, 28 de diciembre de 2017

Viaje extraordinario

La foto está tomada en la estación de Atocha

Deja atrás el semáforo, cruza el paso de cebra y entra en la estación, justo a tiempo de tomar el tren. Cuando el Cercanías arranca observa cómo el maquinista abandona la cabina, una mujer es engullida por una papelera, el martillo de emergencia golpea a un viajero, los luminosos vomitan insultos y la megafonía suena en un idioma ininteligible. Él piensa que es lo único normal del vagón hasta que siente que algunos viajeros lo observan. Al notar cómo su cuerpo cambia de color desciende en la primera parada. A la carrera busca un semáforo donde situarse de nuevo.

3 comentarios:

  1. Fascinante. Muy bueno ese texto, de cuasi alucinación. Me encantó

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Lo tenía aparcada desde hacía bastante tiempo por el ordenador porque nunca acababa de llenarme. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  2. Oye, ya me gustaría un viajecito así. Por estas cosas de la rutina, digo yo.
    Saludos fiesteros, Miguel.

    ResponderEliminar