jueves, 21 de diciembre de 2017

Estío siberiano

Esta es mi aportación semanal a los viernes creativos de Ana Vidal para "El bic naranja". En este caso había que inspirarse en esta imagen de Oymyakon, el lugar más frío del mundo.


Cambió su forma de hablar limitándose a sustantivos y verbos. Mientras que su cuerpo se robustecía, su metro ochenta menguó veinte centímetros, el rostro ensanchó y los pómulos se hicieron más prominentes. Una mata negra, recia, espesa y ondulada terminó con la calvicie y su nariz chata se volvió aguileña. Vivía en Montoro, la localidad española más calurosa, pero estaba mutando a esquimal. Incluso decían que cazaba con arcos y arpones para alimentarse y que su vivienda estaba transformándose en un iglú. Nadie sabía que cuando ella dio el último portazo, un invierno siberiano se acomodó en su casa.

2 comentarios:

  1. Muy bien llevado? Yo usé La imagen también

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena el concurso. Viene bien para refrescar la mente.

      Eliminar