sábado, 21 de octubre de 2017

¿Quién soy yo? ¿En qué me he convertido?


Mis padres se empeñan en preguntarme por qué me he vuelto tan seco y distante. La perra me interroga con ojos aterrados mientras, acurrucada en un rincón, asimila mis últimas patadas. Mis hijos quieren saber por qué en vez de jugar con ellos ahora solo chillo y doy portazos. Mi amante, el último capricho, no comprende por qué mi libido se arrastra por su apartamento y allí solo se levanta mi voz. Mi mujer se cuestiona qué hace conmigo si jamás la beso, ni la toco, y apenas la hablo. Yo querría tener respuestas pero solo me quedan preguntas.

1 comentario:

  1. Cierto tipo de preguntas se plantean para no ser respondidas jamás...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar