jueves, 27 de diciembre de 2012

Amor circular


Él subió en Lucero, ella en Carpetana. Él la descubrió en Opañel, y por Usera cruzaron sus miradas. En Arganzuela llegaron las risas y en Pacífico se sentaron juntos. Por O´Donnell parecían conocerse de siempre y en República Argentina se robaron el primer beso. En Cuatro Caminos se buscaron sin necesidad de atracos y llegando a Metropolitano se juraron amor eterno. Fue en Moncloa donde nació la primera discusión, en Argüelles los gritos y en Puerta del Ángel, cuando ella se cambió de vagón, el final. Entrando el metro a Lucero él fue a buscarla para empezar de nuevo.


17 comentarios:

  1. Quizá peque de demasiado "madrileño". El final te quedó en rima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Otra cosa no tendrá, pero madrileño lo es cien por cien.

      Eliminar
  2. Redondo, en su circunferencia :)
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Redondo, ovalado,... es lo de menos. Lo importante es la posibilidad de empezar de nuevo.

      Besos para ti.

      Eliminar
  3. Nos hemos perdido en el Metro circular. Creí que nos veríamos en el arcén derecho de Lucero. Era el nombre perfecto para retomar el circuito de besos.

    Luego, ante una papelera con un Cola-cao vació, me pregunté si habíamos hablado de la misma " derecha del andén".

    Si me permites.
    Un abrazo de fin de año, feliz salido de 2012, sin agobios de hora punta, a poder ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y cuál era el derecho? es que yo también me perdí con las indicaciones. Si lo dices según entras a la estación, yo siempre tomaba el del lado izquierdo, de ahí la confusión.

      Besos para ti. Feliz 2013.

      Eliminar
    2. ...que resultó ser mi lado derecho al entrar yo por la salida a la avenida. Yo llamaba derecho al lado que yo pisaba. Y tú al lado que pisabas tú. Pero como cada viernes nos volvimos a encontrar en el tercer vagón del circular. Volvimos a jugar a encontrarnos a las 20 horas, en el lado derecho. Pero este viernes, ante un violinista del trasbordo, hemos escuchado junto una melodía de Bach. confundiendo a los relojes y a las espirales.

      Si te parece. Un abrazo y feliz año!!!

      Eliminar
  4. La idea me gustó, ese amor circular de Lucero a Lucero. El nombre de las estaciones es lo de menos.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las estaciones era para aprovechar la única línea circular de Madrid, pero lo importante es la posibilidad cíclica que se presenta.

      Saludos

      Eliminar
  5. Me encantó la idea, muy buena. Dile al protagonista, que la próxima vez se baje en Cuatro Caminos! :o)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén ya se lo he dicho, pero me pregunta qué hay allí. Seguro que será algo que merecerá la pena, así que espero que se anime.

      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  6. Me gusta la idea y me gusta el final/principio, creí que el amor sólo les iba a durar una vuelta, pero me parece muy esperanzador ese segundo intento. Seguro que al final lo consiguen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si a la segunda se decidirán, o seguirán así de forma indefinida. Yo también espero que lo consigan.

      Abrazos.

      Eliminar
  7. Eso es un amor con medida, de metro. El amor siempre es así, aunque vayas a pie.

    Feliz Año Nuevo, Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El metro es un sitio ideal para el amor, o para lo que desees. Eso sí, hay que tener un poco de paciencia.

      Feliz 2013 para ti.

      Eliminar
  8. ¡Bueno, Miguel, muy bueno! El amor, cuando es amor de verdad, siempre es circular. Un metáfora bien ajustada.

    Un abrazo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es circular hay menos posibilidades de que acabe, así que por algo se empieza.

      Feliz 2013 Pedro.

      Eliminar