miércoles, 7 de noviembre de 2012

Soledad


Primero sus hijos se marcharon de casa para comenzar su vida, después una mañana su gata dejó de maullar, más tarde fue María la que un día no se levantó más y por último llegaron los sesenta y cinco. Se jubiló hace meses, pero todavía sigue con su rutina de levantarse a las siete, ducharse, desayunar y coger el metro. Siempre toma la línea 6, la circular, donde da vueltas continuas hasta la hora de comer; tras la siesta repite línea hasta la cena. No ha perdido la cabeza, solo busca atenuar ese dolor que le impregna la memoria.


9 comentarios:

  1. Creo que se te ha ido una frase.. "Se jubiló hace meses que, ".
    Por el resto, ya tiene mala suerte este tipo, pero quizá darle tantas vueltas no le arregle nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cybrghost voy a arreglarlo.

      Hay veces en las que a uno solo le queda eso: dar vueltas. Es la única forma de olvidar lo que ha quedado atrás. Habrá que verlo de forma positiva y pensar que como bien dices, eso no lleva a nada.

      Saludos.

      Eliminar
  2. A veces esa espiral es la que nos traga, siempre en línea recta, siempre hacia delante, es la única forma de llegar a algún sitio, aunque éste no sea el adecuado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. La jubilación es para muchas personas el comienzo de la cuenta atrás, y no saben cómo volver a encauzar su vida. Y perder a la persona que te ha acompañado toda la vida, el remate... Triste, otoñal... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Triste, Miguel, triste, triste, triste.

    Es un micro que deja una sensación de vacío, como de pena anticipada en el lector.

    Me he quedado casi sin palabras.

    Bravo.

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Me llamo Camila y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    mi email es: camitorres20@gmail.com
    Cami

    Visitanos también en Facebook peliculas online

    ResponderEliminar
  6. Es muy triste tu relato. Me hace pensar en lo poco eficaz que es escapar a la realidad: por muchas vueltas que des, cuando te paras siempre está ahí, a no ser que hagas algo por cambiarla... con lo que eso cuesta y más a ciertas edades. Me gusta
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Es un texto que aboca a una espiral de soledad y enclaustramiento. Deja un gusto a derrota y reflexión.
    Si a la edad de la jubilación, uno da por jubilada su ilusión,el metro en una línea circular es la mejor metáfora para no caer en esa línea. Para no ceder ni un paso. Para esperar esa edad para reinventar la esperanza.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno, Miguel, esa aclaración, "no ha perdido al cabeza". Ha perdido el corazón. Me gustó mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar