martes, 17 de julio de 2012

Letra pequeña



La cara amable y honrada, en la que siempre había confiado, le sonreía mientras estampaba sus huellas bajo esas letras minúsculas que no entendía y que apenas podía ver. Son esas mismas letras las que ocultan una sorpresa mayúscula que terminarán con sus cuarenta años de sacrificio y trabajo. 
La cara indolente que ahora se esconde en su oficina y la rabia de sentirse engañado, son suficientes para esperarle a la puerta del banco. Por grande que sea la condena, estará libre cien años antes de que hubiera podido recuperar el dinero que le han robado de forma preferente.
  


P.D. La foto está tomada en el Parque Tierno Galván.



10 comentarios:

  1. Te adiviné ya en la segunda línea, supongo que todos estamos un poco... no sé ni como se llama.

    ResponderEliminar
  2. Un caso más de : "A cada iglesita le llega su fiestecita", pero de cualquier forma el protagonista traía la estrella al revés.

    ResponderEliminar
  3. Genial, una forma nueva de contar la crisis como micro.
    Me gusta cómo has usado la contraposición de adjetivos (pequeña/ mayúscula...)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Menuda estafa es el asunto de las preferentes que no tiene justificación ni para los bancos que la ofrecían ni para sus trabajadores. Eso es robar y a los más ancianos, por lo que se ha visto.

    Muy bien reflejado esta historia dramática.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Muy buen micro, Miguel! Aunque me pasara como a Luisa y lo viera venir, lo que valoro de este micro es cómo logras contar una tragedia -permíteme el término- que está afectando a muchas familias.

    En Galicia -gracias a Novagalicia- la situación es sangrante. Ahora bien, imagino que sabrás que ya hay una primera sentencia que les obliga a devolver el dinero.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. A por ellos! Mangantes, ladrones!!!

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  7. No des ideas, no des ideas. O, por qué no? Dalas!!!!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Buena manera de expresar el engaño de tanta gente con los bonos preferentes o similares de cajas de ahorros. Sátira bien lograda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno, a cuantos nos gustaría esperar en la salida del banco...
    Un saludo.

    ResponderEliminar