martes, 12 de junio de 2012

Ni de milagro


Aquella tarde regresó al cementerio entristecido, nada había cambiado. Sus hijos seguían disfrutando sus vidas como si nada, y su mujer seguía acostándose con todos sus amigos. Además, su jefe le había sustituido por un mulato, cuyas capacidades intelectuales eran inversamente proporcionales a sus encantos sexuales, su equipo había bajado a Segunda y el buzón estaba atestado de cartas con amenazas de embargo. Por eso cuando llegó al cementerio sin dudarlo se metió en su ataúd. Era mejor que Jesús siguiera gozando del privilegio de poder resucitar a los tres días. Él prefería estar muerto antes que vivir mortificado. 


P.D. La foto está tomada en la Sacramental de Santa María (Madrid). Para ver más fotos de este cementerio puedes pinchar en este enlace. y verás la entrada que sobre él hice hace un tiempo.



15 comentarios:

  1. Muerto bien muerto. Parece que, visto lo visto, había aceptado con ganas su destino...
    Muy bueno, Miguel.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No me extraña que al pobre no le interesase nada una posible vuelta... Me gusta mucho Miguel,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mejor quedarse en el cementerio...Menuda vida.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Hombre, no sé.. Vivir mortificado tiene que ser mortal, pero morirse debe de ser peor que mortificarse.
    Un beso vivito y coleando

    ResponderEliminar
  5. Es la mejor de las soluciones dada la vida terrenal que lleva. Aunque siempre hay motivos para vivir y dar un giro a esa oscura rutina.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Si, parece que así contado, para él, el mejor sitio era la tumba o directamente olvidarse de todos esos.
    Me inclino por la segunda opción

    ResponderEliminar
  7. No cabe duda de que a veces morir es mejor que vivir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Será porque soy de los que creen que no hubo nada antes y no habrá nada después que a mí el conformismo del protagonista me da miedo.

    Creo que la enumeración pausada de sus razones para volver a la tumba es lo que dota de fuerza a este micro.

    Gran trabajo, Miguel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hombre, con ese panorama no me extraña que prefiera seguir en el otro lado. Sobre todo, lo de que tu equipo baje a segunda, Dios, sólo de pensarlo... Jajaja, qué bueno, Miguel.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Buf, yo también optaría por el camino del medio... y corriendo. Aunque casi entiendo sus ganas de volver: no le dejaste al pobre un ámbito donde disfrutar de la vida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Últimamente leo demasiados micros pesimistas y es que todo lo que nos rodea parece conducir a lo peor. Al protagonista de tu micro lo has acorralado ante la adversidad, y ha escogido la única salida posible según su propia perspectiva. Pero siempre hay elección, quizá debamos buscar entre todos el nuevo héroe que sea capaz de afrontar esta oleada desesperante.
    Un saludo desde espirales de tinta.

    ResponderEliminar
  12. Pues vivir tan mortificado lo veo excesivo, incluso para hacer el ejercicio que propone tu protagonista.
    Me gustó.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. No me extraña, después de la enumeración de cosas negativas está más tranquilo en su ataud.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Ante semejante panorama, no es extraño que escoja la paz de la tumba.
    Gran micro, Miguel.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Para que luego digan que no hay nada peor que la muerte.

    ResponderEliminar