viernes, 25 de mayo de 2012

El maniquí



Era tan tímido que con 31 años nunca había besado a una chica. Al llegar Internet, y gracias al anonimato que le proporcionaba, conoció y se enamoró de la mujer que le cambiaría la vida. Su peinado y su vestimenta mejoraron, le hizo un experto en música clásica y cine independiente, le asoció al equipo antes odiado y le indicó á quién votar en las elecciones. Hoy es más guapo, moderno y culto, los suyos nunca pierden ni en fútbol ni en política y trabaja en una boutique. En el escaparate luce como nadie los modelos nuevos de temporada.



11 comentarios:

  1. brutal la crítica a la despersonalización que dibujas, Miguel. Me gusta mucho; me parece que los micros con doble lectura y con carga de profundidad, merece la pena leerlos y difundirlos.Con tu permiso, me lo llevo puesto!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ufffff terrorifico...Una despersonalización en toda regla.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Hoy es más lo que no es y menos de lo que sería si fuese él mismo.
    Muy bueno, Miguel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ja,ja,ja...Un modelo a seguir. Pero eso de que nunca pierde su equipo, ni siquiera en política, da mucho que pensar.

    Besicos Miguel Molina, tiempo sin verte(sin leerte)

    ResponderEliminar
  5. Muchos maniquís de escaparate y plástico tienen más personalidad que los que pasean por las calles. Como siempre manejas con soltura la crítica social en tu micro.

    ResponderEliminar
  6. Es el peligro de ser absorvidos, el cerebro deja de obedecer anuestros criterios.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me has recordado aquella frase que dice "en casa se hace lo que yo obedezco".

    Excelente manejo de la ironía crítica, Miguel que gravita sobre la deshumanización del que se funde para no ser nada.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Genial descripción de la manipulación de un ser sobre otro. Me pregunto si tu protagonista se sabe manejado y si es feliz, y si ella es consciente y salva su inseguridad con la necesidad de tener a alguien como creación propia.
    Un saludo Miguel!

    ResponderEliminar
  9. Da para pensar mucho esta figura del "maniquí por fuera y por dentro".Buena crítica.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Todos somos un poco maniquí, y cuando intentas no serlo, salirte un poco de la postura impuesta, te relegan al almacén. Aunque en los almacenes siempre se fragua alguna revolución. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y sigue sin besar a una chica de verdad, no?
    saludillos

    ResponderEliminar