lunes, 7 de mayo de 2012

Extranjero



Aunque han pasado muchos años, hay cosas que el tiempo no cambia. Sí lo ha hecho el equipaje que le acompaña: cuando llegó a ese país en el que no entendía ni los buenos días llevaba dos bolsas, y hoy vuelve con varias maletas. También se ha transformado su barrio de siempre: los bares de antaño ahora son locales de comida rápida, la churrería una tienda de chinos y el ultramarinos un sex-shop. Pero lo que no ha cambiado es lo que más le duele. Veinte años después vuelve a sentirse extranjero, pero esta vez en su propio país.



P.D. Aunque no tiene relación con este microrrelato, la foto está tomada de esta entrada de mi otro blog sobre los fotógrafos minuteros.



16 comentarios:

  1. Miguel terrible sensación esa de sentirse extranjero del mundo. Triste es abandonar tu lugar de origen en búsqueda de nuevas oportunidades,pero lo peor es el olvido, no sentirte parte de nada y de ningún sitio. Este mundo nuestro, tan deprisa, tan cainita produce esas sensaciones. El tiempo lo borra todo menos los recuerdos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Una sensación muy dura, llena de desarraigo, me transmites con estas 99 palabras.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Miguel Ángel, la vida es cíclica y dura, entre otras cosas. Uno puede salir de su tierra por necesidad y tener que volver por la misma causa, y en medio de todo ello, sentirse desarraigado aunque sea entre los suyos.

    Esperemos que no tengamos que hacer el petate para no derrumbarnos con esta ruina de país que nos están dejando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El año pasado mis papás (72 y 79 años respectivamente) descubrieron el google earth. Con ojos empañados y asombrados, veían qué había sido de sus respectivos pueblos de origen y tenían ese mismo extrañamiento que tan bien relatas, Miguel. Ese no lugar, ni acá ni allá. Durísimo.
    Aquí también quedan algunos fotógrafos minuteros. Son una delicia.
    Saludos van!

    ResponderEliminar
  5. Extranjero en este mundo. Qué hacer en este caso ¿?

    Como siempres consigues que al acabar de leer tu micro, llegue la reflexión.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  6. Claro, llega la reflexión porque ser extranjero en tu propia tierra es ausentarse de las raíces que te vieron nacer y regresar a ellas para verlas cortadas.

    Muy triste Miguel. Y la foto es genial, de verdad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Casualidad, al tiempo que entro a ver tu entrada recibo tu mensaje... Bueno, voy a la entrada.
    Qué realidad tan conocida. Hay tanta gente que vuelve a su tierra, a la que ya jamás será suya, y vienen de otra que tampoco lo fue nunca...
    Muy bueno, Miguel. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es esa la sensación que tan bien reflejas. Volver pensando en encontrar tu origen y no otra vez a ser extranjero.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Que horrible debe ser sentirse así.

    Buen texto =)

    ResponderEliminar
  10. Cuando dejas atrás tus raíces ya no eres de ninguna parte. Yo me vine de una ciudad que me encantaba y en la que era feliz para que mis hijas se criaran en mi pueblo, donde está toda su familia y donde están enterrados todas mis generaciones. Cuandos sean mayores, que hagan lo que quieran. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Siempre he considerado que uno termina siendo más de donde se hace que de donde se nace. Puede ser mi historia, y con el tiempo voy viéndome cada vez más desarraigado y los que me conocían de antaño, cada vez más extrangero.
    Saludos Miguel, con tu permiso te seguiré visitando.

    ResponderEliminar
  12. Es lo que tiene emigrar, pero se es de donde te late el corazón, de dónde tienes tu vida, que nadie te diga de dónde eres, eres tú quien lo decide.

    ResponderEliminar
  13. Porque sí, tienes en mi blog, un regalillo.
    saludos, Luisa

    ResponderEliminar
  14. Emigrar es duro, no solo porque cambias tu vida, tus amigos, tus costumbres sino porque el tiempo pasa ineroxable. Al volver, es natural sentir que todo ha cambiado y que el que creías tu sitio ya no lo es tanto...

    Pero bueno, a veces el hogar va allá donde uno vaya :-)

    Un saludo.

    Oski.

    ResponderEliminar
  15. Cuando pasas mucho tiempo lejos de lo que creías tu hogar, cambia tanto que te das cuenta de que lo dejaste, no regresaste a él.

    ResponderEliminar
  16. Pues es un buen resumen sobre cómo se siente un pez fuera del agua.
    Me ha gustado y los tres detalles que narras sobre el cambio en la calle, son así.
    Saludos.

    ResponderEliminar