jueves, 9 de febrero de 2012

Calvario



Aquel cuerpo fofo y velludo, que me perseguía con lascivia, era el mismo que entraba en éxtasis cuando se arrodillaba para rezar. Sus dedos huesudos que fotografiaban mi cuerpo desnudo, aún por madurar, eran los mismos que hojeaban las páginas amarillentas de la Biblia. Aquellas manos sudorosas que cada noche recorrían cada centímetro de mi piel aterrada, eran las mismas que después me ofrecían la hostia para limpiar mis culpas. Mi cuerpo, mis dedos, mis manos, que antes pedían perdón por sentirse sucios, aunque eran inocentes, hoy rebosan alegría al verlo tirado como un perro, porque se saben culpables.


P.D. La foto está tomada por la zona de Embajadores.

8 comentarios:

  1. Este es un tema que me pone enferma, vamos, que lo tenías muy pero que muy facil para noquearme (algo que haces con demasiada frecuencia, por otro lado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si alegrarme o no en eso que dices de que te noqueo con facilidad. La verdad es que salen así, sin más. Al menos no te dejan indiferente.

      Eliminar
  2. Buf, se me han puestos los pelos de punta desde la primera frase en la que he intuido el tema. No puedo con este tipo de cosas, pero hay que seguir persiguiéndolas y mostrando que ocurren, gracias por no dejar que nuestras conciencias duerman tranquilas en la calma de la ignorancia o el olvido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maite voy tocando todos los palos que me van viniendo a la cabeza, y éste era un tema que tenía aparcado desde hacía tiempo.

      Eliminar
  3. El juez también le sabrá culpable y aunque se le podrá aplicar algún atenuante, todavía le queda un calvario. Eso sí, uno distinto.
    Me gusta tu microliteratura social
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anita. Desde luego el calvario que le queda será un camino de rosas comparado con lo que ya ha tenido que aguantar.
      Abrazos para ti.

      Eliminar
  4. Ana ha dado en el claro, ¿existe la microliteratura social? Sí es así, y sin ánimo de encajonarte, tú eres un gran exponente.
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puck tú no me encajonas, Además no me importa que lo hagas, en todo caso, y aunque no es mi objetivo, lo estoy haciendo yo mismo.

      Eliminar