miércoles, 28 de septiembre de 2011

¿Malas noticias?


Durante los últimos días el titular de los telediarios se estaba convirtiendo en habitual: “varón se suicida…” Sólo cambiaba la edad y su final: unos lo hacían tirándose de un puente, otros con un tiro en la sien, los menos se quemaban a lo bonzo.

Al principio el hecho causó gran impacto pero la gente se estaba acostumbrando y ya no sorprendía. Es más, en algunas casas la noticia de los repetidos suicidios iba acompañada por suspiros de alivio. Decenas de mujeres disfrutaban de la vida desde el momento en el que el maltratador se había convertido en suicida.


martes, 20 de septiembre de 2011

La vida en cenizas

Raquel ha vuelto al huerto. Hace tiempo que Juan la dejó, pero sigue bajando porque allí está todo lo que queda de él. Cuando comprendió que lo había perdido tiró todas sus cosas; sabía que aquel último beso siempre les acompañaría. No fue su beso más apasionado pero sí el más dulce. Sabe que a pesar del frío y la rigidez de su rostro él se lo llevó cuando su cuerpo quedó hecho cenizas. Así cada agosto, sentada bajo la sabina, recoge los tomates, los paladea parsimoniosamente y disfruta en ellos, bocado a bocado, el sabor de su Juan.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Los pecados del viajero


A Leandro le encanta viajar en tren. No por evitar atascos o rememorar su niñez, sino por motivos más carnales: el vaivén del Cercanías, unido a la visión de tantos cuerpos voluptuosos, le provoca una excitación difícil de superar. Así, se pasa cada viaje imaginando las más retorcidas prácticas sexuales con cada una de las viajeras, encontrándoles a todas algún encanto. Al llegar a su parada marcha, casi a la carrera, hasta su trabajo y se alivia recordándolas. Una vez saciadas sus ansias se pone la sotana y se reconcilia con Dios repartiendo a sus feligreses castigos y penitencias.


jueves, 8 de septiembre de 2011

Deseos mutilados

Afila bien la hoja, la limpia y recita los versículos correspondientes. Es el momento. Al entrar en la habitación le espera una muchacha, casi una niña, en cuyos ojos se refleja el pánico que la invade. Aterrada, defendiéndose a gritos y empellones, ve cómo esas manos, antes amigas, anulan sus esfuerzos.

Pronto los gritos de dolor, provocados por el cuchillo, son seguidos por un silencio absoluto. Pese a la hemorragia ella sí despertará. A partir de ahora la ansiedad y la depresión serán sus compañeros inseparables. Jamás disfrutará de su sexualidad por pecadora. Su pecado: ser mujer y africana.


miércoles, 7 de septiembre de 2011

Amoríos en el charco de las ranas




Hoy tengo el honor de colaborar con el microrrelato "Amor ante todo" a llenar La charca de las ranas, el nuevo rinconcito creado por Puck en el que ranas, sapos y demás batracios campan a sus anchas.

Esta es la segunda que tengo la suerte de aparecer en los blogs de Puck ya que hace unos meses Puck tuvo el detallazo de realizar un hermoso homenaje a mis dos blogs con la entrada "El valor de 99 palabras". Como entonces se me pasó el reseñarlo aquí aprovecho ahora para hacerlo y darle mil gracias. ¡Disfruta de las vacaciones!

Aquí os dejo el enlace a esta otra entrada.



jueves, 1 de septiembre de 2011

Amor dormido

Su incomunicación era total. Aunque se querían no conseguían demostrárselo y sólo al dormir sus cuerpos entraban en contacto. Acurrucados, en posición fetal, dormían como si fueran uno solo. Pero esa unión, que durante horas les fundía, desaparecía al despertar.

No sabían ni cuándo ni cómo comenzó pero sí que estaba dañando su relación; ellos se querían con locura y no deseaban que su amor desapareciera.

Incapaces de hablar para intentar buscar una solución, hace unas semanas han comenzado a tomar somníferos. Cuando dejen de afectarles ya han previsto el siguiente paso: nunca más se levantarán de la cama.