viernes, 15 de abril de 2011

Nunca es tarde


Cinco años trabajando juntos. Cinco años ocultando sus sentimientos, sin tener valor de sincerarse para que nada pudiera interferir en su trabajo. El día que Lorena dijo que se marchaba a París, porque había recibido una oferta irrechazable, a Luis se le vino el mundo encima.

Fue entonces cuando se atrevió a decir lo que durante tanto tiempo había callado. Tras escucharle Lorena se acercó a él. Dos bofetones, uno por carrillo, atronaron en el despacho.

Fue el último día que le vieron por allí. Hoy vive en Montmartre y disfruta de cada segundo como si fuera el último.


7 comentarios:

  1. Me has dejado con la duda de si la quería mucho o le dijo que no la aguantaba ni su padre... ;)

    ResponderEliminar
  2. Ella se pasó un poco con los bofetones, porque podría haber dado el primer paso... En fin, la vida tiene estas cosas, te da mil vueltas para que puedas conseguir justo lo que tienes al lado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hay que vivir todos y cada uno de los momentos.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, nunca es tarde para el cambio, para ir a por los sueños, para dar un paso más hacia el futuro que deseamos hacer presente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ... si la dicha es buena. Genial. Los bofetones se los merecía y el besazo de después, también, visto el resultado
    Saludillos

    ResponderEliminar
  6. depropio te sigo dejando con la duda entonces. Creo que es mejor que tú tomes el camino que creas más adecuado. Aunque lógicamente yo tengo claro el final, lo dejo para que cada uno lo interprete a su manera.

    Belén Lorenzo tienes razón, si de verdad deseas algo puedes ser tú la que des el primer paso y no esperar por los siglos y los siglos a que sea el otro el que lo dé por ti.

    Saludos a los dos y gracias por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  7. hm la vida está para eso, lo que pasa es que en la mayoría de los casos no lo hacemos así, y luego vienen los lloros.

    Pedro Alonso nunca es tarde. Al menos parece que estos dos se acabaron dando cuenta de ello antes de que todo terminara realmente.

    Puck se dan por buenos los bofetones si el final llega con un besazo como dices.

    Un abrazo para los tres.

    ResponderEliminar