viernes, 8 de abril de 2011

A 23 metros



-Ella sabrá lo que hace- murmura acongojado Julián mirando hacia arriba.

Le enerva que Laura disfrute viviendo al filo. Si algún día le sucediera algo no podría soportar el dolor. Y precisamente hoy... Acaba de darle un anillo, para estar siempre juntos, y lo único que ha hecho ella ha sido besarle y salir corriendo a dar su espectáculo en la barandilla del Viaducto.

De repente se disuelven todas sus preocupaciones. Un simple golpe de viento hace que se cumplan sus temores… y sus anhelos. Tras la ráfaga llega la caída, el aplastamiento y una vida eterna en común.

11 comentarios:

  1. ¡Miguel!

    ¡No es manera de solucionar ningún problema!

    ResponderEliminar
  2. Así que tuvo puntería no?
    Bonito final! Y bastante gore...
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Una vida eterna porque a ella, que perdió todo, se le debió hacer especialmente eterna. No sé si él supo suplir ese pérdida, asi de entrada y por lo que cuentas, un poquillo egoista sí que es.
    En fin, la vida y las personas.
    Buen finde.

    ResponderEliminar
  4. Miguel Angel el viento que a veces gasta malas pasadas.

    Sucede toda la puntería del mundo, aunque creo que no lo hice conscientemente. Me ha quedado un poco gore, es posible, pero está hecho para verlo más bien con un poco de sentido humor ¿negro?

    Luisa Hurtado la vida eterna les llegó a los dos así que no era necesario suplir ninguna pérdida ya que viven juntos para los restos.

    Saludos para los tres

    ResponderEliminar
  5. Si antes lo piensa...Vaya mala suerte!!
    Y tremenda determinación, que valor!
    Salud.

    ResponderEliminar
  6. El final es muybueno y no lo veo gore, lo veo extraño

    ResponderEliminar
  7. Ostras, Le ha caído encima.
    Un abrazo, Miguel

    ResponderEliminar
  8. Lo importante era estar juntos, no importaba cómo.
    ¿La altura del Viaducto es de 23 metros?
    Un beso, Miguel.

    ResponderEliminar
  9. Se podría decir que ni la muerte les separa, jejeje
    Algo negro sí.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  10. Joplin en lo de la suerte estoy de acuerdo. En lo de la determinación no tanto. Me parece que no era el final soñado de ninguno de los dos.

    Depropio exttraño es desde luego, aunque no hay nada imposible. la realidad supera a la ficción muchas veces.

    Irene depende desde dónde lo midas, pero sí esa es su altura.

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  11. Torcuato la puntería ha sido total. De hecho el microrreltao me vino a la cabeza por un suceso ocurrido en el Viaducto hace años. En ese caso el de bajo era un transeúnte que tuvo la mala suerte de que le cayera encima la persona que se quería suicidar. Murió el de abajo, y se salvó el inocente.

    No Comments en este caso lo de hasta que la muerte os separe se queda corto. Reconozco que me ha quedado algo negro.

    Saludos para los dos

    ResponderEliminar